Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

miércoles, 28 de diciembre de 2011

...

Mi cueva amanece
al roce de tu nombre
en mi lengua.

Después, son mis sábanas
lluvia con restos fríos
de sexo añejo.

Y un grito al olvido
que sólo devuelve ecos
de una campana sin hora.

Ésta, mi/tú piel,
se deshace en pétalos
y débiles movimientos de veleta.

Huyo descamada
de las trampas de este mundo:
de ti.


Me declaro
culebra sin veneno,
y suplico:

"No me dejéis morir de hielo,
que ser resto de escarcha
en el calor de unas manos
es el único sueño que poseo.
BEBED"

jueves, 8 de diciembre de 2011

... puedes ver!

Piensa que estoy loca
y no lo culpo.

Todavía a mis más de 30
me cuesta mirarme de frente
y dejar de caminar de medio lado.

Me empujan a un espejo
en el que reconocerme
significa tocar con mis dedos
carne sobre metal.

Piensa que estoy loca
y no lo culpo.

Cuando grito y confieso
que si muero ¿qué más da?
que ya no puedo más
que quiero estar en paz.

Tú no eres humana, dice,
¿qué hay detrás?
Y sigue pensando que estoy loca,
y no lo culpo.

Por fin, has visto mi ser
que mi cuerpo no es mi cuerpo
sólo soy lo que tú puedes ver.


(Canción, compuesta de forma solitariamente adúltera, rompiendo esquemas y volando sobre el terreno de la roca húmeda, apuntando los acordes con una rama seca sobre barro. De esas cosas que sabes que quedarán bajo la espesa capa del tiempo y el olvido, y que con un poco de magia, tararearás con cuatro palmas a la vera de cuatro amigos... y al final, sabes, que quizás es así, porque "así" es lo mejor puede suceder)



domingo, 4 de diciembre de 2011

Impunidad

El pecho húmedo
todavía evapora
tu nombre desde mi piel.

Los trazos de saliva
en el pezón erecto
son reducto
de un pasado invisible
que froto hasta sangrar
y no me abandona.

En ellos
sólo vergüenza y desamparo
desde que en aquel río
todos los sueños
todas las ropas
fueron robados y ahogados
con la impunidad
con la que circula el viento.

Mil maneras
y más inventos
para desaparecer
ocupan
la mayor parte del tiempo
que ya no ocupas tú.

viernes, 2 de diciembre de 2011

A medio gas

No pudo borrar su nombre
que prendido como una aguja
perforó cada uno de sus latidos.

Murió desangrada de amor invisible
y con una carta escrita a lágrimas:
*fui cuanto pude, pero no cuanto era*







martes, 29 de noviembre de 2011

La traición tiene el sabor
del veneno que no mata.


Después nos convertimos
en un personaje de Kafka
intentando sobrevivir
en un mundo que no nos calza.

Espejismos

Soy la rama seca de un árbol perdido
que engalana la más solitaria montaña.

No soy fruto que se come y se lame
sino el oasis de un desierto infinito.

No ames a esta frágil y muerta tara
que se mantiene en pie por el sostén de la roca.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Puertas de sal


Me escondo
cómo el exótico animal
que muere en una jaula.

¿Acaso,
nacer paloma sin plumaje
no fue suficiente?

Quiero desgranar
la misma tierra que me parió,
extenuar los dedos buscando
dónde quedó lo mejor de mi.

Me escondo,
y en este sucio agujero
espero que alguien me beba,
ser usada como "algo"
cuya utilidad
justifique la existencia.

Es lo que no sucederá
lo que resbala en estas lágrimas.

Cierro mis puertas de sal,
anulo las ganas y me reconozco.
Oh, esta soledad afilada
que apunta con el dedo,
que señala y deja señal.

Soy ausente de mi misma
y mi propia negación.

No quiero doler más.

Y soy.
Soy solo para llaves
inmunes al salitre.







* * *
"Pero cuento con tu risa, no lo olvides, desde la noche oscura hasta el alba,
cuento con tu risa que es lo mismo que no tenerle miedo a casi nada"
(Complices)


domingo, 13 de noviembre de 2011

Paz






¡Tengo una extraña paz!

Creí que
solo podría alcanzarla
a las puertas de la muerte.

Yo, los vi,
a todos aquellos que se despedían
con los ojos ya sin brillo,
ciegos de vida,
levantando suavemente los dedos
arrastrados de su mano,
y decir en silencio:
¡dejadme marchar!


Y ahora,
¡Tengo una extraña paz!

Tan poco espero del nuevo día,
tan grande me parece un beso,
que ahora,
que no es ayer,
que no será mañana,
que no será ni instante
el momento que está ocurriendo:

¡Tengo una extraña paz!

lunes, 7 de noviembre de 2011

Tanto


Te amo tanto
que temo
con la caricia de mis deseos
rasgar lo que eres.

Y paso rápida por tu lado,
casi en silencio,
como pasa la lluvia de verano.

Te amo tanto
que temo
con la intensidad de mis besos
robarte el aire.

Y te rezo mis oraciones,
en los días de frío,
en los de lluvia,
y a cada gota
que cae
dibujando en el suelo
la palabra no nacida que
fue cubierta de tierra
por mis silencios.

Te amo tanto
que besar la distancia
es como besarte a ti.

Distancia, la única
que no nos dejará
hacernos daño,
aunque ahora, tal vez,
sea lo que más duela.



Lo que nos queda

 
Hubo un lugar 
que fue para nosotros.
 
***

Ahora, 
sólo la luna es el espacio virgen 
sobre el que podríamos bailar 
sin que la gravedad 
aplastase las vértebras contra el fuego.
 

lunes, 10 de octubre de 2011

Un cielo abandonado

A sobrevivir
me ayuda el tiempo.
Y a morir,
me impulsa la vida.

Rompiendo
todos los espejos
empiezo a ser yo misma.
Hasta que deje de ser reflejo,
y ya no pueda contarlo.

Demasiado negro
aquel desierto amarillo,
demasiado negro
el cuervo que me espera,
demasiado negro
cuando no brilla una sola estrella
en ese cielo
tan abandonado.

sábado, 8 de octubre de 2011

SIGO SIENDO FANGO...

Tengo vacíos inmensos entre célula y célula, y los siento sin que me hablen de átomos ni de cuántica.
Siento cómo me atraviesa el frío invierno antes de llegar.
Siento la llama antes de prender.
Lo siento y me siento.
Y el espacio se mueve a tal velocidad que me separo de mi misma y noto cómo este cuerpo no me corresponde.
Que la luz, ya no tiene ni difusión ni vértigo cuando llega, como si todas las cosas dejaran de tener importancia, como si volviera al punto cero y no tuviera voz lo que siempre la tuvo.

Vuelvo a marearme.
La columna quiere hablar antes que mis cuerdas.
Y huele a otoño rancio, mientras me atraviesa el frío invierno antes de llegar.

miércoles, 5 de octubre de 2011

SOMOS

Me he vestido, en silencio,
de una pesada gasa
que tiende a volar hacia ti.

Igual al torero en la capilla,
rezo por una agonía que pasará
de cerca, con tu dolor,
como la banderilla que se cuela
entre las costillas de "una espera"
que no deja de sorprender.

Quisiera alargar mi mano,
y dilatar tu corazón encogido,
cantarte una nana entre dientes,
susurrarte con los ojos:
ESTOY CONTIGO.

Quisiera convertir mis brazos
en el seno de un dulce vientre,
y darte a probar, de nuevo,
la placenta que te engendró.

Quisiera borrar los mapas,
y establecer una sola ruta:
la del abrazo.

Pero desde aquí,
y maldiciendo el horizonte fecundo
de tantos versos hermosos,
junto las mismas estrellas
que nos brillaron y encendieron
conversaciones clandestinas,
bautizándonos como hermanas.

Esta noche,
podré escribir sobre la luna,
que tu lamento hormiguea
alrededor de mi piel,
y que mi piel,
sólo dice tu nombre,
tu nombre...
LUCÍA.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Queda

Grité estremecida,
y hasta el eco pareció enmudecer
al no querer repetir aquel lamento.

No, no alzaste la mirada a mi llanto,
y aquel silencio,
fusil directo al corazón: pum, pum.

No fueron mis latidos los que sonaron,
si no el disparo de tu marcha.

Sangré mientras tuve sangre, y ahora,
ahora sólo me quedan palabras.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Y ahora que pienso.

No fue tan cruel aquel insulto,
ni el grito, ni el golpe,
ni la amenaza que me empujó hacia atrás
tantas veces que olvidé contarlas.

Cruel, cruel, cruel,
fue el silencio gangrenoso
que destapó la culata de mi cerebro,
anulando la voluntad, si alguna vez la tuve,
de buscar otro camino.

No fue tan cruel el grillete,
ni la caja que me guardaba "al vacío",
ni la falta de caricia
en una piel atormentada.

Cruel, cruel, cruel,
fue el día del despertar,
y descubrir que había sido
una bella durmiente más
de un cuento que no era el mío.

¿Qué hago ahora,
con los años atascados
en la expresión de mi sonrisa?

... Y he pensado, ahora que pienso,
que solo puedo comerme de dos en dos
cada uno de mis días,
y suplicar mi propia clemencia...

(Mayte Albores)



Imagen: "A tree of her" de Ehsan S. Azzuz

sábado, 17 de septiembre de 2011

El verso y yo

Soy un amnios de vidas,
como una sustancia morbosa
que puede ser devorada
por los placeres humanos.

Me da igual el látigo
de las malas lenguas,
escribirme en
el silencio de la incomprensión,
o fundirme en unos labios
de los que nunca sabré su nombre.


Lo que me salva de verdad,
es morir en cada verso.




Imagen: Medusa (Gerardo Aragón)

sábado, 10 de septiembre de 2011

Atlantis




Soy la ropa interior
tendida en las cuerdas
de un patio comunitario,
con la ilusión de ser
algo más que unas bragas.

Mi espacio,
es una solitaria terraza
que todos pisan
y nadie abraza,

y siento,
los latigazos del viento
sobre mi,
reventando la estabilidad
de aquel sueño
que veía la punta de tus dedos
sujetando mis extremos.

Pero nuestras manos
se han soltado,
y mi puño está cerrado
con un "rigor mortis",
porque,
¿quién dijo
que todo es para siempre,
obviando la llamada de la muerte?

Ahora, seguir confesando
o dejarme volar
en los silencios
de este amargo día,
es la única de mis dudas.

Me siento abandonada,
perdida y hundida
como aquel buscado Atlántis,
confundiéndome
entre mito y realidad.

Por dentro, estoy como
el vómito de un perro
después de haberse
purgado,
y vestida
de yerba fresca humillada,
solo soy...


Soy la ropa interior
tendida en las cuerdas
de un patio comunitario.

No pensar en el peligro
de colgarse de las pinzas
de tus dedos,
que han caído rotas
a un lugar donde ya
no tengo visión,
ha provocado un revuelta
en mi persona.

No es importante
que me grite o que me esconda,
no es importante,
que me quede o que me vaya,
que me caiga o que me vuele,
que me pisen o me abracen,
ahora ya,
siendo el putrefacto olor
de los latigazos del viento
que me duele a la vez
que es el único que me ampara.

Este síndrome de dolor
al que me he hecho adicta
se retuerce por dentro,
y me recuerda...


QUE SÓLO
soy la ropa interior
tendida en las cuerdas
de un patio comunitario,
con la ilusión de ser
algo más que unas bragas.

sábado, 3 de septiembre de 2011

A la "nueva" usanza!


Ni erótica, ni romántica,
ni muñeca, ni princesa,
ni mariposa, ni flor..

Que no lloro con boleros,
ni me ahogo en una lágrima.
Las niñas buenas
no están en mi diccionario.

Necesito un héroe
lo suficientemente valiente,
que comprenda,
que ahora, nosotras,
ya no contamos
cuentas de rosarios,
que no rezamos de rodillas
y que somos las protagonistas
de nuestra historia.

Que ni con anillos ni con rosas
se nos compra,
y sólo queremos un hombre
que esté dispuesto
a re-aprender el concepto
que entraña
el verbo amar!

domingo, 28 de agosto de 2011

En lo hermoso y el dolor



"Yo canto a la vida,
yo canto a la vida y ella
me lleva a la muerte.

Oh! vida,
sublime es tu presencia
en este canto, y tú,
tú sólo me llevas a la muerte"


Mira este cuerpo
remendado y mantenido
por la lágrima de ámbar
que eternizó a la abeja.

Así,
este cuerpo congelado
exhibe su mirada triste,
espectáculo de dolor y hermosura,
en la lágrima de ámbar
que eternizó a la abeja.

Todos quieren poseer
este cuerpo engarzado
en una trampa del destino,
que no puede descomponerse
como cualquiera.

Sigue putrefacto el dolor
bajo el brillo de una joya
devastadora, en este cuerpo,
que no puede descomponerse
como cualquiera.

Quiero morir,
ser acariciada
por las lenguas
de los gusanos más tiernos,
y correrme en sus bocas,
que ahora mi piel,
esta demasiado ausente
de manos que la desean,
y yo,
me estoy volviendo loca.

Quiero morir,
desaparecer,
y volátil
recuperar la sonrisa inerte
que fue fecundada
mientras este cuerpo,
exhibe
esa mirada triste,
espectáculo de dolor y hermosura,
en la lágrima de ámbar
que eternizó a la abeja.

Inmóvil y atrapada
la palabra se momificó
en ese decadente silencio,
que lanzó, a este cuerpo,
como una barca solitaria
abandonada por su remo.

Pedí lazadas,
supliqué un cabo,
atarme a la orilla
para no caer en el miedo,
pero esa sentencia a muerte
ha llegado,
y yo, ya navego solitaria.

Me grita la soledad
de una barca
movida por el viento
en medio del mar.

Te vi corriendo,
a mi, cargado
de olvidos y reproches,
pero yo no tenía retorno,
el cabo y el remo eras tú,
suspendido en la orilla.

Tengo miedo,
tengo miedo de que le muerte,
no asegure mi descanso.

Y tengo miedo,
de volver a verter
este cuerpo,
en otras manos que
me congelen
en lo hermoso y el dolor.


http://heidorecordando.blogspot.com/2011/08/te-leo.html

sábado, 27 de agosto de 2011

Tal vez...



Tal vez ahora,
su voz no sea tan frágil
como la recuerdas.

Tal vez ahora,
viaja tan fuerte que
puede ser el motor del viento.

Tal vez ahora,
la sonrisa ya no es un diseño
sino una constancia en su descanso.

Tal vez ahora,
te sirve ser poeta
para soñarle entre metáforas.

Lo que es cierto,
es que ya no existe el dolor
entre sus dedos.


***


Tal vez ahora,
la luna,
no dejará de hacerte muecas.

Tal vez ahora,
verás su nombre
suspendido del cielo,
sumergido en la tierra.

Tal vez ahora,
aprenderás a decir adiós
con más amargura.

Tal vez ahora,
por eso, ya no signifique nada
cuando dices hola...


Lo que es cierto,
es que ya no existe el dolor
entre sus manos.


***


Tal vez ahora,
te sonríe desde algún lugar
pensando
"si Rafa supiera, pero Rafa sabrá..."

Tal vez ahora,
con la vida o sin ella,
se enaltecen los grandes hombres.

Tal vez ahora,
y tomando, si me prestas,
tu licencia de poeta,
puedo soñar y pensar...

Que,
tal vez ahora,
el cielo, nos une más.

Que,
tal vez ahora,
se han dado la mano
nuestros ángeles,

Que no se dejarán solos,
igual que nosotros
nos sabemos
el uno del otro.

Lo que es cierto,
es que ya no existe el dolor
en cada uno
de sus últimos pasos.


***

Tal vez ahora,
lo que más sentido tiene,
es el silencio, porque,

tal vez ahora,
en ti,
un hombre nuevo está naciendo...

Tal vez ahora,
sale aquel poema pendiente,
tal vez ahora, que la vida,
es un "tal vez":
hasta que se apaga la luz.


A Rafa Luna, porque tal vez dentro de poco, pueda abrazarte cuando ahora la distancia me traiciona y no me permite estar ahí.
Solo es un pequeño y humilde homenaje...
http://balademaiakovski.blogspot.com/2011/08/espero.html#comments


martes, 23 de agosto de 2011

Perfume de amor y sexo.




Encauza-me a ti,
para ser el borde
que se une
a tu cuerpo.

Perfila mis labios
con tu sexo,
y déjame beber
de las entrañas.

Agárrame del pelo,
suave,
paseando tus dedos
dentro de este espacio
que te nombra.


Viniste a buscarme
cargado de caricias,
placenteras,
cosquilleando
la planta de mis pies,
que danzaron, en el aire,


sobrevolando la indecencia
y la conciencia,
difuminando inseguridades,
sintiéndome, simplemente,
mujer.

Ni buena, ni mala,
ni amiga, ni amante,
sólo, mujer.


Llegué a tu encuentro,
furtiva,
resentida con mi cuerpo,
que se entregó,
sin sentencia y sin medida,
a tus manos,
ansiadas por escribirme.

El roce de la piel,
arena en mi vientre
que se filtra,
que me llena,
que me nada,
que se corre
como un río en primavera,
entre campos de colores.

Cicatrizada está mi piel,
y en cada poro, una marca,
que huele a verso,
que huele a ti.

Mi piel,
que huele a ti,
que huele a ti...

lunes, 22 de agosto de 2011

¿No lo sientes?


I.

Te busco,

arrastrada,
como una lombriz
surcando la tierra.

Llueven mis ojos,

y me ahogo
en los desechos
de mi cuerpo.


II.

Te busco,

como si fueras
el agua o la tierra,
y me masturbo,

arrastrada,
como esa lombriz
surcando la tierra.


III.

Te busco,

en un cajón,
en unas letras,
en una memoria,

atascada,
como un CD rayado
que solo repite

aquel te quiero
que ya no escucho
en directo.



IV.


Te busco,

en la frondosidad
de mi sufrimiento,
y en lo orondo
de mi necesidad.

No puedes,

no puedes quitarme
la vida que me habías
dado.

Nunca,

ningún transplantado
tuvo que devolver
su corazón, su riñón, su cornea...


V.

Porqué,

¿porqué tú, te llevas
aquel nudo de sueños
que me calmó todas las noches?

Y ya, desposeída,
no escondo que
me siento como un parásito.

Como un buitre
que reastrea
plumas, huesos o pellejos,

como un carroñero
con muchas ganas
de alimentarse...


VI.

¿No ves?

¿No ves que no tengo voz?
¿No ves que no tengo grito?
¿No ves, acaso,
el espacio desierto que has dejado?

¿No ves?

¿No ves,
que no hay huellas digitales
que presionen como las tuyas?

¿No ves,
que ni por encargo
podría encontrar la horma
para aliviar el vértigo,
de este agujero que has cavado,
poco a poco en mi alma?



VII.

Si era mujer, ayer,
ahora solo soy
la lombriz que se arrastra,
y se masturba
por cada grano de tierra
que se convierte en café,
para seguir...



VIII.

Pero no ves...
pero no ves, que yo,
si me deslicé
por la tirolina,
jamás pensé,
quedar suspendida
de la polea de tus manos,
sin voz, sin grito, desierta,
con el vértigo
del vacío bajo mis pies,

y arrastrada,
como un gusano,
en equilibrio,
por la cuerda floja
y sin poder pisar
el aire.

¿No lo ves?
Dime,
¿no lo ves?
¿no lo ves?

¿No lo sientes?

domingo, 21 de agosto de 2011

sábado, 20 de agosto de 2011

La hondura, en mi.

Me duele el silencio,
y como todos los ecos
de la noche lo traicionan.

Me duele llorarte

y fingir
que no me duele,
cuando todo me duele.

Cuando hay
un desgarro tan hondo,
se van necrosando
las ganas de seguir.

Resucité,
para morir de nuevo,
y deseo que pase
esta agonía,
porque ya no sé
por lo que luchar.

Y si esta lucha,
es sólo mía,
me resigno a la amargura
de perder antes de jugar.

He hablado de amor,
y de entrega,
y he rezado siempre
por ti.


Pero hoy me levanto,
desnuda,
descalza,
y me retiro
sin hacer ruido,
para no molestar
el descanso del día,
o el aroma de la luna.

La eternidad,
no es una vida sin ti,
es un solo silencio,
o una sola frase
que querría borrar
de tus labios.

Y el dolor,
la existencia
de esos labios
que no pueden
borrarse...

Que no pueden
borrarse... de mi.



lunes, 15 de agosto de 2011

PUTA

"Good bye Jan 2005" de Jan Saudek


Soy una puta por tu boca.
Soy una puta por tus ojos.
Me llamas putas y me deseas.
Y yo, no me vendo a tus palabras.

Podré comerciar mi cuerpo
En una cuneta desgastada
Tendrás la puta, pero nunca,
de la mujer, alcanzarás, el alma.

Soy una puta porque me compras
Soy una puta porque me gastas
Me insultas desafiante sin saber, "ja-ja",
Que una puta sin un hombre como tú
De puta, no tiene nada.


(Del poemario "El sexo: de boca en boca" - Ed. Quadrivium)

martes, 9 de agosto de 2011

Ella vuela deshecha



Ella,
sabía que era la rosa deshecha,
deshojada pétalo a pétalo
antes de florecer.

Ella,
lucía su tallo esbelto lleno de espinas,
y se empeñó en hacer creer,
que el verde era veneno.


Ella,
había llorado sus  colores,
que reposados a los pies de sus raíces,
le recordaban su incapacidad de mantenerse.

Ella,
se contemplaba a sí misma,
desde arriba y desde abajo,
y se veía volar a trozos.

Ella,
una flor que quería mantenerse como cemento,
y sin embargo,
cayó antes de florecer.

sábado, 6 de agosto de 2011

INSTANTES VIDA-MUERTE

                                         "Sorrow" de Simone Held



Dejó siempre todo para después.
En el después,
el vacío de una vida
condenada
a lo que no había dejado llegar
nunca.


Dejó siempre todo para después.
Pero después,
solo vino una muerte
demasiado rápida.

Dónde en el último aliento
apenas pudo decir algún "te quiero",
escondido,
que aguardó aquel momento
que no llegó, hasta esta despedida.

Dónde en el último aliento
apenas pudo decir que
SÓLO en las puertas de la muerte
había vivido intensamente
LO QUE ERA VIVIR.

Nunca tuvo demasiado dinero,
pero ahí,
en ese preciso instante,
supo que los suyos heredarían,
de toda su vida,
lo mejor:

EL ÚLTIMO SUSPIRO
CON LA BREVEDAD DE TODAS LAS COSAS
Y CON LA INTENSIDAD QUE EXISTE EN TODOS LOS MOMENTOS.

miércoles, 27 de julio de 2011

¿Dónde aparece la poesía?

 "Help Me"de CharleneApril



¿Dónde se pierde o nace el poeta?

¿En la lágrima que ahoga?
¿En la sonrisa insolente?
¿En la tarde fugaz?

No sé cómo explicar
el desgaste de unos años
no cumplidos.

No consigo descansar
en el baúl de un recuerdo,
ni compartir la cama eterna
de los vampiros.

Voy taponando, sin éxito,
los silencios muertos,
y cosiendo las palabras
que duelen al pronunciarse.

Y se rasga ese pozo
que me inunda por dentro.
Las fisuras se abren
y me insultan diciendo:

"Esta vida no es para ti"

miércoles, 13 de julio de 2011

Indomable



Quiero vomitar las cadenas y los lastres,
pero todos sabemos que los sentimientos
tatúan más que las cicatrices en la piel.

Existen las tintas imborrables,
el perdón, a veces,
sólo es un juego de palabras,
y el pecado,
un invento del poder...

miércoles, 6 de julio de 2011

Piel


Estaba dormida
con la piel fría
como un cristal en invierno.

Desperté
con el cuerpo empañado
por tu aliento.

Y no me importó
quedarme ciega,
de ti.

martes, 21 de junio de 2011

Déjame cerca de ti

El hielo,
es tan frío,
que anestesia,
para quemar,
y mata igual que la angustia.


Quisiera sumergirme
en tu amargura,
aunque declares
que eres un pedazo
de nieve,
que muere lentamente


y que no puedes fundirte
en mi cuerpo,
ahora, perdido en el silencio
y en un camino sin marcas
por hacer.


Pero déjame asumirte,
helarme,
anestesiarme,
quemarme,
y morir un poco cada día,


que si lo hago, contigo,
sentido tendrá esta vida,
en cada intento de protesta
por un corazón
con latido por reanimar,
y por la posibilidad
de recuperar algo de ti.


¿Alguna vez imaginaste
que mis ojos podrían
llegar a ahogarse
en una sola lágrima
nacida de ti?

¿Que tu dolor
sería una daga
que me desangra
como a un cordero
mirando a la Meca?


Déjame que muera contigo.
No me apartes
cuando sientas
que eres tormenta,

porque tu lluvia,
que recala por mis huesos,
me deja la sensación
de sentir la piel al extremo
de un recién nacido a la vida.


Déjame que muera contigo.
Que si queman tus miedos,
también siento como tus ojos
son la luz de encuentro,
de la caricia,
del deseo...


Déjame que muera contigo,
porque sin ti,
ya "sería" muerta.


Déjame que muera contigo,
porque contigo,
es el único modo que encontré
de sentirme viva.

viernes, 3 de junio de 2011

Las garras de la vida

Porque
en el calor más extremo,
todavía germinan las flores,
parimos las hembras,
y maullan las ganas de vivir.

Porque
aunque todo parezca secarse,
es obvio que siempre
humedemos los labios
en busca de la palabra no dicha,
y los silencios se rompen
con un solo gemido.

sábado, 28 de mayo de 2011

En silencio


Pesa sobre mi,
una corona,
donde se engarzan
todos tus desprecios.

Mantengo
erecto mi cuello,
frente a tu mirada "suntuosa",
y cuanto más crees
que me oprimes,
me haces más "señora".

miércoles, 25 de mayo de 2011

AMA SIN MEDIDA LA LANZA QUE TE HIERE...

I.

Los traidores se visten de azucar
como las venus atrapamoscas,
plantas carnívoras o bellas flores de pegamento
que al verlas, parecen guarecernos,
cuando sólo paralizan nuestros pasos con veneno.

II.

Me recordarán
cómo una frágil sirena,
ahogada en el mar y en la tierra,
pero nadie acertará,
que las sirenas viven en todos lados,
y todos, son los que huyen de ellas.

III.

Los monstruos,
son los miedos humanos,
y los miedos humanos,
la inseguridad del hombre.
Pero el hombre,
que se autodestruye al hacer daño,
¿no ve que todo se construye
con la ayuda de otra mano?

AMA SIN MEDIDA LA LANZA QUE TE HIERE...

Ama sin medida la lanza que te hiere,
porque quien proyecta su dolor,
sufre tanto como tú.

Quien nunca fue amado
no sabe que existe el amor,
igual que quien no supo nunca del mar,
no se imagina que en el horizonte
se ahogan todos los soles.

Ama sin medida la lanza que hiere,
porque si hoy
agujerea tus esperanzas,
mañana, el páramo,
será la tierra fértil donde
crezca el heno del descanso.

Deja que caiga
el desván de los sueños
sobre la piel de los mortales,
¿y qué, si el techo se hunde?
será, en ese momento,
cuando el cielo se abra
para volar sobre la vida.

Ama sin medida la lanza que te hiere,
y respeta los tiempos de las curas,
la caricia del sol
no siempre calienta lo suficiente bajo la nieve,
y a veces es la brasa que sobre nosotros escuece,
pero el sol, oh, el sol,
siempre será sol.

domingo, 22 de mayo de 2011

Nacer, sentir y eternidad!

I. ELLA

Hubo una mujer,
a la que la vida le dolía tanto
como un parto sin descanso.

Sus instintos,
no abandonaron ni la sonrisa,
ni el amor nacido de la necesidad
de ser amada.

Pero cuantos más corazones
pintaban su piel de mimos,
más dolor la consumía por dentro
en un mundo incomprensible.


II. ELLO

Y tan cansada de sangrar silencios,
se asfixiaban sus ganas de vivir
promesas de sueños por cumplir.

Con los pulmones, más que de aire,
llenos de sombras,

y la cicatriz de su humanidad,
sentía la desdicha de no saber
cuál era su dirección.

Esa "ninfomanía"  vampírica
de absorver "te quieros",
la obligaba a prostituir la cortesía
que debía tener para sí misma.

Impulsos sin domesticar
que querían negar la cárcel
de su cuerpo,
y de ese mundo
que sentía ajeno.


III. LA UNIÓN Y ELCAMINO

Con las manos agrietadas
del trabajo de abrirlas
para mendigar el cariño
que así misma no se procesaba;
y con las manos entumecidas
de tenderlas a la pena del prójimo;

sabía que el dolor y la sonrisa,
eran una misma carta usada
en diferentes juegos.

Y sintió la necesidad
de hablar con un Dios,
de dejar de blasflemar
a las profundidades del alma,
de volver a la única misión
que recuerda de su llegada:
AMAR SIN CONDICIÓN,
para dejar de suplicar el ser amada,
porque
¿qué mejor manera, sino,
de disfrutar del amor?

viernes, 20 de mayo de 2011

POESÍA PENETRADA EN LOS PÁRRAFOS DE LA LUNA

Mi vida parece estancada en un varadero donde de forma cíclica veo pasar los días, las semanas, los meses, los años... Pero en realidad, va pasando todo de forma tan vertiginosa que los acontecimientos parecen meteoritos que impactan demasiado deprisa como para poder percibirlos. 

En ocaciones, es todo tan repetitivo como las olas acariciando la orilla y despeinando la arena de forma constante, sin remilgos, levantando sin permiso la primera capa cubriente, desnudando y erosionando lo poco que queda, y desgastando el tiempo sin perdón. 

El cambio, imperceptible a los ojos, llega cuando hemos avanzado tanto, que el punto de inicio queda distorsionado en el recuerdo; porque sólo los grandes tsunamis se entusiasman por descolocar la vida, por obligarnos a empezar de cero, y una vez iniciados éstos, no hay marcha atrás, entonces, ¿qué desear?¿poner la cabeza del revés o desgartarse al encuentro de lo que tenga que llegar? Siempre en constante dilema y manteniendo un estado de "periodo de incubación del pensamiento y la materia".

Hay días en los que me siento un poco agrietada por dentro, creo que a través de esas fisuras es como nacen las lágrimas o nos caen las goteras del vecino que hacen que se dilate el techo para ennegrecer la vista cuando miramos hacia arriba, en el caso de que busquemos cielos de colores o ángeles sobre volándonos.

Y el cielo y el ángel, es ese ahora, el espacio donde la calma nos deja levitar por encima de un mundo que deja de ser mundo, para ser algo que sólo puede responder a un momento mágico.

Buscamos excusas para reir, y a veces, más excusas para llorar, y en ese movimiento en el que nos inventamos lugares donde perdernos, sabemos de esa necesidad imperiosa e instintiva nos seduce para que no queramos dejar de existir.

Cada vez, noto que la palabra me va abandonando más, y no sé cómo hacer para cubrir mis silencios de adornos sociales; y lo juro que lo intento, pero, precisamente esa porosidad del alma y la existencia, ha hecho que las palabras se hayan consumido en mi mirada y mis gestos, y ahora sé, que hay mnomentos que sólo pueden recuperarse a través de un abrazo.

jueves, 12 de mayo de 2011

Si no te hubiera conocido

Imagen de "Deliverance Wallpaper" de 3mmI Design extraída del blog: http://nohaycomolodeuno.blogspot.com/2009/11/delicuescencia-1.html



Si no te hubiera conocido
no sé si podría haber escrito
al amor de forma
tan desesperada.

Donde la música
de mis recuerdos,
empañan los deseos
de mi presente,
contigo.

Dónde los sueños
pierden su nombre,
porque han adoptado
tu forma.

Te deseo,
te deseo tanto,
como las raíces penetrando
las entrañas de la arena
en un desierto.

Y solo llamo a la noche,
para cerrar los ojos
y recordar el aroma
de tus labios fundidos en los míos.

Mi sexo se desviste
para ti,
y sin reparos se entrega
a tus manos,
para que lo amparen
entre tu piel y tu aliento.

Si no te hubiera conocido,
no sabría lo que es llorar
por amor,
no sabría lo que es decir adios
sin esperar respuesta,
porque lo único que me importa,
es lo que me dicen tus ojos
el instante en que me miran.

No quiero saber,
que hubiera pasado
si no te hubiera conocido,
porque los momentos habidos
entre nosotros,
han sido los que me han recordado
que soy mujer,
y que estoy viva.

viernes, 6 de mayo de 2011

Un pulso con la vida

Pensar
que elegimos esta vida,
nos hace sentir más fuertes,
salvo en esos momentos
en los que la incapacidad
se enreda parapetando
el sentido a las decisiones.

Libertad,
¿para nacer?
¿para morir?
Libertad,
¿para ser?

¿Qué es?
¿Qué es ser libre en este mundo
con forma de colmena
y más de una reina,
disfrutando del veneno
lidiado entre sus obreras?
¿Qué es?

Siento como la mediocridad
se va instalando a lo largo de la piel,
con sangre y latido,
con lágrima y sudor,

y se transforma en un eco sordo
la magia con la que vine,
olvidando los mensajes
que grita el alma.

Alimentar el sentido de pertenencia,
engorda ese ego,
nos convierte
en nuestros propios fantasmas,

y ya, adulterada la importancia
de lo material y lo absurdo,
qué importan los gestos de mi cuerpo.

Huyo sin suerte alguna,
de la ropa y el vestido,
de formas y formalismos,
pero ir cargada de remiendos,
nos tumba,
como la fila
de un dominó en equilibrio.

Sólo me queda la muerte,
a la que todavía no espero,
pero sin tener tendencias suicidas
la miro de frente.

Sé,
que en el desgarro del último aliento,
en el último peldaño de mi visión,
la agonía cerrará la puerta,
y comprobará, si tras ella,
es real cuando decimos
que hay "cosas" que son
-"para siempre"-


Y repico como una campana
que sacude en las entrañas,
en mi versos y en mis actos,
que no mata la muerte,
sino la vida,
la que nos va mermando,
la que nos va tornando
en un movimiento inerte.


viernes, 29 de abril de 2011

 La Columna Rota, de Frida Kahlo (1944)
"Autorretrato con gran contraste respecto a otros autorretratos de Frida, ya que aparece sin compañía alguna, completamente sola, llorando en una vasta llanura bajo un cielo tormentoso.
Quizá es su manera de decir que tiene que manejar su dolor físico y emocional por sí misma"


Se oyen los pasos del fracaso,
un tic tac en la cabeza
que despelleja
cualquier sensación,
de permanencia,
en un equilibrio emocional.

El sonido hiriente
de la incomprensión,
como ese eco sin tregua
de la gota de agua
de aquel grifo roto
que no cesa.

Oyes los silencios a través
de unos ojos cansados
que van perdiendo juventud.
Y sabes, que te da igual
cualquier paso de tiempo,
porque lo que más te asusta
es quedarte abandonado
en este dolor.

No hay consuelo
para las almas rotas,
ni almas rotas con consuelo.
Mirar el propio cuerpo
con la repugnancia
con la que se mira un excremento,
y sentirse extranjero en uno mismo.

Y sabes,
que mañana,
haga viento, lluvia o sol,
seguirás asustado
más que por el paso del tiempo,
porque no vaya a pasar con él,
este dolor.

lunes, 25 de abril de 2011

A los que nunca nos dejan


En la imagen,
Gonzalo Rojas Pizarro (Lebu, 20 de diciembre de 1917Santiago, 25 de abril de 2011)
El poeta inmortal,
se convierte en la huella
que todos llevamos dentro.
Es el canto a la vida,
un hálito de amor sin mesura,
que descansa en el seno
de unas letras nacidas
con el pulso de las arritmias
del sentir.

El poeta inmortal,
comparte el deseo,
las ganas,
se teje a base de voluntad
y esfuerzo,
por tender la mano
encadenada a unos versos
que representan
ese misterioso mundo,
llamado sensibilidad.

Sin vergüenzas,
no omite, no acalla,
sino que ensalza
cada murmullo que declara
una lengua,
y saborea la vida
desde los vértices
más amplios del sentir.

El poeta inmortal,
es la estrella parpadeante,
aún después "de muerta",
y besa la sangre derramada,
que se emana
de su particular púlpito:
EL CORAZÓN.

El poeta inmortal,
fecunda los sueños humanos,
los hace irracionales por instantes,
y convierte la vida ordinaria,
en la mejor apuesta,
y el mejor momento
para crecer como personas.

El poeta inmortal,
hará llorar cada vez que él llore,
y hará el amor con el mundo
a través de cada verso.


  Los poetas no se van sin dejarnos ese hálito inmortal de su obra

Todos los derechos reservados
MAYTE ALBORES       

lunes, 18 de abril de 2011

Sonrisa de medio lado


Sonrisa de medio lado,
colgante y lámpara torcida
que alumbra a medias,
mi cara.

El marmoleado de un cuerpo,
frío y brillante, presenta
curvas deseables de mujer.

Esa mujer, que por dentro,
huele a neumático viejo,
lleno de pinchazos con remiendos,
parcheados a base de esfuerzos.

Brilla el esmalte metálico,
la fachada de una estrella,
que solo arde y se consume
reduciéndose a cenizas.

Repica la mañana
que no ha de llegar,
después de una noche
de vigilias,
junto a un marinero
que se perdió en alta mar,

y las soledades,
llenan a presión, los huecos,
doliendo, doliendo, doliendo...
y buscando, esa

Sonrisa de medio lado,
colgante y lámpara torcida
que alumbra a medias,
mi cara.

miércoles, 13 de abril de 2011

Cuando no te comes el mundo, ¿el mundo te come a ti?

Que necesito hacer
"algo de provecho"
para mi y para mi vida,
dicen...

Y el único
provecho sentido,
y al que encuentro valor,
es la poesía.

Parezco
"un pobre diablo",
en un mundo
"lleno de razones".

Pero,
no quiero salvarme,
NO QUIERO SALVARME.

Entarradme
bajo mis versos,
cuando sea la hora.

Y una nota al pie,
con el resultado
de la autopsia:

"Gusanos de la tumba,
comed los sobrantes
que han dejado,
los gusanos de sus días"



martes, 12 de abril de 2011

Felicidad medicada, personalidad anulada





El Gigante, también llamado El Coloso (estampa suelta, 1814-1818). Grabado a la aguatinta bruñida de Francisco de Goya




El dolor, ahora,
se medica.

Si por no saber,
si por no sentir,
si por no luchar,
nuestra fácil alternativa
va a ser drogarnos,
pregunto, si eso
¿NO ES APRENDER
A "MORIR" sin morirse?


El dolor, ahora,
se trata.

Por la mañana,
un gramo,
al medio día,
nada de café,
por la noche,
una pastilla para dormir,
y si no es suficiente,
aumentamos la dosis,
pero mantenemos
el estrés.

Si no te quieren,
te tomas una pastilla.
Si no te quieres,
te tomas otra.
Si tu cuerpo no responde,
la de color azul.

Qué mundo más fácil
hemos construido,
y me pregunto,
si todo es tan sencillo,
¿porqué soñamos
con volver a ser niños,
y seguimos
teniendo pesadillas
en la noche?

Que me lleven los demonios,
si no me lleva el amor,
pero NO alteréis
el sentido de mi locura.

martes, 5 de abril de 2011


Sufro de desamor,
de un dolor intenso
que no tiene nombre.

La angustia araña
cualquier forma de tener
una sonrisa fértil.

Ha recalado
la desesperación, en mi,
como ladrón de guante blanco.

Y ahora,
varada en una isla sin tesoros,
espero sin la certeza,
de volver a ser encontrada.

Moriré tan sola,
como sola me siento,
porque aún rodeada
de una larga vida,
siento que respiro sin sentidos,
y sin sentido,
aparecen nuevos días.

Más que sufrimiento,
es morir lentamente,
y abrir los ojos para comprobar,
que sigo encallada en la derrota,
en la espera, en el desamor,
que sigo estelas sin estrellas,
que adoro lunas que me lloran,
que la inercia me mueve,
y me retiene la gravedad.

Para la entrega


Delicado el fruto del cerezo,
que se desprende para la entrega,
y reposa, su aroma,
sobre una lengua,
que se vuelve loca.

Delicado el fruto del cerezo,
que resbala el zumo de su cuerpo,
sobre un pecho,
que se ha olvidado de su sexo,
porque el sexo que más le gusta,
lo tiene en la boca.

jueves, 24 de marzo de 2011

Cómeme


No le importaba desnudarse,
y atar su piel al acoso
de las miradas con prejuicios.

Sabía,
que sus mayores secretos
no estaban escritos
sobre el cuerpo.

Sabía,
del poder de sus entrañas,
acogidas por el vientre de la vida,
y escondiendo el camino
de los deseos.

Y sabía,
que entre sus muslos,
los labios faltos de besos,
se humedecían,
a la espera de reposar
sobre otros cuerpos.

No le importaba desnudarse,
desvestirse de telas doradas
por cada poro de complejos,
y cada huella de vacíos.

Sabía,
que hay rincones,
a los que no llega la mirada,
y quien se pierde
en la calle del olvido,
no llegará,
al filo de la luna
donde hacer equilibrio.

Sabía,
que la condena
era el precio que pone,
una sociedad,
que compra sonrisas por sistema,
y late corazones de acero.

Y sabía,
que nunca abandonará
el pecado de su existencia:
ser la miel de la colmena,
la flor del desierto,
el blanco escrito sobre negro,
el aire que vuela sin retén,
el malecón de un paseo para la furia.

La libertad, sólo tiene un precio:
y desnudarse ante ella,
es dejar sin lastres,
LAS GANAS POR VIVIR,
y seguir diciendo:
¡Cómete mi manzana!

martes, 15 de marzo de 2011

No estás sola



http://www.youtube.com/watch?v=-hNOvSoBqfE


Ese recuerdo
me vuelve animal,
y mata al humano,
que dicen, llevo dentro,
que habla cuando no toca,
y cuando debe gritar,
guarda silencio.

La palabra amor,
resulta demasiado inmaterial,
y muy lejos de estar
cerca de mi,
al sentirme espectador
de una historia que me rompe.

Por esa imagen,
del dolor provocado
tras las lágrimas de un niño,
y el desgarro de una madre,
que no entiende.

Dicen, que durante siglos,
nos seguirán rondando
a nuestro alrededor,
aunque que se les haya enterrado.

Porque la memoria,
no es el olvido,
sino la ausencia
de las escenas similares,
que aún,
se siguen repitiendo.

Bajo un día gris,
con más negro que blanco,
y haciendo contrastes
con el canto de los pájaros,
se paseaba la niña perdida,
del abrigo rojo.

Sólo quería
la mano de su mamá,
para decirle,
que quiere volver a casa
porque tiene frío,
y no le gusta estar sola.

En un descapotable
la llevaron,
a la tierra que la vio nacer,
y la niña del abrigo rojo,
cayó al agujero espeso
donde no estaría sola.

"¿Porqué lloras?"
volvió para
preguntarme en mis sueños,
y  yo,
agitada en mi cama
y con las manos alzadas
deseándola abrazar,
le decía,
"porque ahora soy madre,
y también fui hija".




(Inspirado en la película "La Lista de Schindler")
Todos los textos aquí publicados, tienen Todos los Derechos Reservados.

domingo, 13 de marzo de 2011

Parásitos o humanos



I.

Un cuervo negro
de alas quebradas,
se agarra,
con el pico y con las patas,
al lomo de un hombre,
para elevarse
por las "alturas humanas".

Y el hombre,
que hace camino,
carga con la pesadez de sentir
unas plumas que no son suyas.

El pico corroe
su columna,
y mirando al frente
del árbol desnudo que acoge
algunas aves en sus ramas,
le dice:
"el mundo,
está lleno de parásitos"

II.

El árbol,
fractura su tronco,
y se abre en canal.

Agita las ramas
espantando el aire,
y con un grito
que sólo un buen druida
sabría descifrar,
se declara:

"Mira mis entrañas,
mira la sangre 
a la que tu llamas savia,
y no tienes reparo
retirarme.


Mira el cuerpo
sobre el que me alzo,
y del que no tienes compasión
para amontonar y hacer arder.


Mira el suelo seco
del que me sostengo,
y mis raíces que buscan
el agua sucia que te sobra.


¿Quién eres,
para llamar parásito
al ave que tú heriste
porque no era paloma? 


¿Quién eres,
para despreciar al ser
que intenta sobrevivir
a la tiranía de un mundo
cuya propiedad parece tuya?

¿Quién eres TÚ,
que me quitas el agua,
que me quitas las ganas,
que me arrancas la vida,
que me robas el sol
con la columna de tu cemento?


¿Quién eres TÚ,
para despreciar la alegría
que reposa sobre mis ramas?


¿Acaso,
quieres llevarte
la única razón que me queda
para seguir de pie?"

III

Pero los druidas,
cada vez están más lejos,
y así el hombre,
solo pudo seguir errando:

"Vaya, las ramas se han agitado,
ha habido un remolino
de viento,
pero al menos tú,
te has librado de la carga pesada
de tus ramas"

miércoles, 2 de marzo de 2011

Solo soy yo


No soy la más guapa,
eso es evidente...
Tampoco la más lista,
ni la más inteligente.

No,
nunca fui la mejor en nada.
Tampoco,
gané ningún premio importante
(con visión al mundo).

Sí, sí recuerdo sentirme protagonista,
al soplar la tarta que preparaban mis padres
por el día de mi cumpleaños.
Ellos, me hacían sentir la mejor.

Nunca fui demasiado popular.
Ni excesivamente simpática.
No he rozado la perfección,
para nada ni en nada,
y tampoco he disimulado mis defectos.

¿Porqué me dices, pues, que soy especial?
Solo soy yo.
Y solo puedo ofrecerte de mi
un humilde TE QUIERO,
¿gustas?...

miércoles, 23 de febrero de 2011

NO CONFUNDAS


Soy lesbiana,
así como la brisa masturba la mañana.

Soy viciosa,
así como el calado de la lluvia penetra la tierra.

Soy estranjera,
así como una mariposa recién nacida.

Soy roja,
como la sangre de una regla
y la norma de mi bandera.

Soy blanca,
como el pecho cuando rebosa.

Soy estúpida,
el día que no persigo mis sueños,
e ignorante cuando creo que todo está hecho.

Soy diferente,
como la asimetría de unas manos opuestas.
Como tú.

Soy la diana para que señales y escupas,
y el lomo dónde clavar las banderillas.

Puedo ser espectáculo para los aburridos,
y también de la lanza la herida.

Pero no confundas mi silencio,
ni en mi mirada pasiva te pierdas.

Pero no confundas lo que yo soy,
con lo que tú crees ver,
como fruto de tu miedo.

martes, 22 de febrero de 2011

Nacida de tu mano.



No quiero disimular
cómo se resquebraja
mi máscara de carnaval,
para dejar tras ella,
a la mujer de manto blanco
que jamás se atrevió
a lucir su piel al sol.

Tus rayos van erosionando
este cuerpo desnudo,
y aunque me queman,
me dejo tocar
en esa caricia insensata,
sabiendo que mañana todo dolerá,
cuando mi mente,
se abandone a la vigilia
de la noche solitaria,
mientras mi cuerpo
siga latiendo y gritando a la luna,
que quiere de nuevo tu luz.

Las orillas de mi cadera,
son como la playa
que espera el golpe latente del mar,
destruyendo cualquier frontera
que delimita el espacio, entre nosotros,
para fusionarnos
en una mezcla inseparable.

Tú y yo, es un nosotros ambiguo,
pero si la moneda debe tirarse
tantas veces como deseos tengo,
desgastaré mis fuerzas haciéndola
rodar hasta que salga de cara.

Soy la arena que quiere ser despeinada
con la espuma de tu aliento,
y con la piel fundida por los fluidos
de tu cuerpo dentro de mi...

Te miro,
y hago un viaje por el espacio,
alrededor de todo tu cuerpo.
Te desnudo hasta en la desnudez,
ahora que mis ojos han dejado de ser
cazadores furtivos de tu imagen,
y te penetran,
para tatuarme en la memoria
cada centímetro de ti.

Revoloteo por el surco de tus labios,
y bajando por el cuello te pregunto,
a la altura de tu pecho:
¿te gusta?

Y la sacudida del escalofrío de tu columna,
intensifica mis ganas de salivar.
Cubrirte con la sábana de besos
que se desprenden de mi lengua...
¿te gusta?

Soy el vaivén de una pasión,
nacida de tu mano,
soy el producto de tu voluntad,
soy el resultado de un te quiero,
soy lo que tú quieras que sea ahora,
porque mañana,
nada nos promete vernos de nuevo...

lunes, 7 de febrero de 2011

PRESENTACIÓN DE MI LIBRO, 'El sexo de boca en boca'; Y DEL LIBRO DEL POETA FRANCISCO J PICÓN 'Alambique de Vestigios'


Hoy voy a escribir sin orden y sin verso.
Estoy a una semana de subir a un avión para viajar y comenzar con las presentaciones de mi libro 'El sexo de boca en boca', junto al poeta zaragozano Francisco J Picón con su "Alambique de Vestigios".
Y hace un rato, lo pensaba mientras estaba sentada en el sofá, y con un montón de ideas y sentimientos revoloteando dentro de mi.

Una vez más, me daba cuenta, me doy cuenta, que estamos rodeados de puertas que normalmente no somos capaces de ver, porque son puertas de futuro, y nuestra visión se topa con un muro gigante representado por el lastre del pasado y por un presente lleno de miedos.

El recorrido hasta aquí, ha sido como una maravillosa excursión camino a una cima. Momentos de cansancio, de desconcierto, de rendición, de caídas y vueltas a empezar, pero nada de eso se ha quedado como un mal recuerdo, porque en cada cansancio un amigo ha hecho de bastón, en cada desconcierto alguien me ha refrescado las ideas y me ha dado aliento, en cada caída alguien me dio la mano para levantar, y en cada comienzo siempre he estado con los ánimos de la gente que decide acompañarme en el viaje.

Debo confesar que cada aventura que comienzo, me crea esa ansiedad de ver la montaña desde abajo, y a sus pies, sentirme demasiado pequeña como liderar alguno de sus picos, por eso siempre termino diciendo, que "tengo miedo de tener miedo" y al mismo tiempo que pronuncio esta frase, un venda de seda posada en mis ojos, cae en cámara lenta hacia el suelo para dejarme libre de dudas sin sentido.

Debo tejer una red de agradecimientos a la hora de comenzar ese "discurso" que abrirá paso a esas hojas en blanco transformadas con mis palabras. Y encuentro una especie de paralelismo, entre ese discurso ante todos mis amigos y un vertiginoso salto en paracaídas.

Mi resumen en cada inicio siempre es el mismo, y me gusta seguir tropezando con esta piedra/conclusión, porque sigo pensando que existe la voluntad de querer y de amar. Sigo pensando que la vida no nos dejará nunca de sorprender.
Y sobretodo, gracias a los que hicieron de motor, de rueda, de agua y de fuente, de alimento, etc, sigo creyendo, apostando y amando a toda la humanidad,  porque sé, que sólo a partir de ahí, conseguiremos cambiar el mundo.




domingo, 6 de febrero de 2011

La bella y "la bestia": el pacto del diablo



Un sufrimiento que se arrastra,
se lleva a la persona en tormenta,
desbordando torrentes para dejarla,
entre fangos,
con dificultades para avanzar.

Aplastantes, los pies,
pegados a un baile de locura,
y a una sangría
de sentimientos contrapuestos,
que fustigan el hábito del pecador.

Con cadenas incrustadas en los pulmones,
que se hinchan, a cada golpe de aire,
pegándose más,
el hierro ardiendo a su carne,
y a cada eslabón que le ata.

Su esqueleto transpira la desdicha
de una muerte lenta
entre el limbo de la agonía,
y la incomprensión de un mundo
que ha servido de retrete a su felicidad.

La ceguera de corazones domesticados,
son el peso de las almas cándidas,
que se esconden en las cuevas del delirio,
y pretenden cambiar el tiempo.

Hace muchos años la conoció.
Era un pequeño demonio
con nombre de mujer,
que le ofreció
los pactos de un Dios...

Ana se llevó lo que más tenía,
cuando le dijo,
te convierto en princesa,
pero tu vida ahora será "Mía".

Firmó un contrato
de tinta invisible,
y desde el silencio
su dolor deambula,
mientras se pregunta,
que si lo que tiene con su diablo,
es un pacto de fuego en el infierno,
y si a lo poco que le queda,
puede llamarse vida.

jueves, 27 de enero de 2011

Buscando almas de colores




Aprieto el estómago,
para que condene hacia abajo,
y guarde más adentro,
la lengua.

Porque ir hacia la luz,
es caminar
en contra de la sombra.

Y hoy, tú,
eres del burro, las riendas,
con la amenaza
del bozal de un perro.

No me rindo,
aunque no siempre,
vayan a favor los vientos.

Y ni gasto energías,
ni desgasto,
los momentos que son míos,
por luchas que no lo son.

No quiero hablar de guerras,
sino de curaciones,
cambiando los corazones negros,
por almas de colores.

No siempre reconocemos los errores,
y ese es el peor castigo,
de pertenecer a esta humanidad.

Voy llena de amor,
y soy tan loca como adúltera,
y aunque creas que nada me importa,
siempre, me importas tú,
cualquiera que sea tu nombre,
cualquiera que sea tu cuerpo,
quiero saber, lo que tienes que decir.

Para querer, no tengo norma,
pero ser humana, me desborda,
y mis debilidades me recuerdan,
todo lo que debo cambiar.

jueves, 20 de enero de 2011

Zorra herida

Una zorra herida,
eso era ella.

Y sólo una zorra herida,
como ella,
era capaz de esconderse,
entre el profundo de las raíces,
y bajo tierra.

Lamer la sangre de sus heridas,
en la intimidad del refugio,
camuflada por el día,
y sembrada entre las piedras.

Cayendo de la luna,
en la noche,
liberándose como una fiera,
aullaba desgarrando,
jugaba a ser fuerte,
una loba,
que pone en el espacio,
su nombre por bandera.

Su voz desmoronaba,
los sueños acumulados,
por años sin presencia,
en un mundo que se ha ido anulando,
y ya no sabía dónde ubicarse,
o dónde plantar su huella.

"Pobre zorra",
le escupían,
mas abandonada a la locura
de ese mundo,
donde no existía el castigo,
gritaba llorando y riendo,
y aullando repetía:
SOY UNA LOBA.

Qué agonía,
la del desamparo de la razón,
qué dolor,
la de la soledad del látigo,
en esta dictadura alineante,
que obliga a que una sirena,
se sienta zorra,
y reclame su papel de loba,
cuando sólo es una humana
que huye de si misma,
sin ser consciente que su huida,
no es de su cuerpo,
sino del dictamen de un mundo
que se convierte en cárcel.

Su inconformismo la ha liberado,
del militarismo,
de ser sólo un elemento más.

Mas si la locura,
la desligó de ser un número inválido,
la condenó a recrearse en un lugar,
dónde ya nada importaba,
porque nada más le haría daño...

Aún, después de muchos años,
aún, oigo sus gritos,
los de aquella zorra,
que,
gritaba llorando y riendo,
y aullando repetía:
SOY UNA LOBA.
                                                               Mayte Albores
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual


sábado, 8 de enero de 2011

Somos vaho...



Estrangulando la mañana,
para encontrar
la ausencia del tiempo,
mientras permaneces
a mi lado,
en este invierno
que se hace cálido,
cuando me acompañas.

Hundo los dedos en tu carne,
presionando contenida,
tu piel caliente,
suave,
libidinosa,
bajo mis manos.

Porque cada poro de tu piel,
huele diferente,
olfateo sin descanso,
como una perra,
que descubre por primera vez,
los rincones de una gran avenida,
que no tiene límites.

Tu latido es la cuna
donde descansan mis deseos,
que se extienden
hacia arriba,
a los tejados,
vecinos de esas estrellas
a la que llamas ojos.

Y en el espejo de tu mirada,
susurro en silencio,
profunda y salvaje,
que me devuelvas este corazón,
que ha saltado suicida
al cruzarse con tu cuerpo.

Mis lamentos te rodean,
suplicándote más piel,
cuando saboreo
el contorno de tu cintura,
una,
y otra vez,
como si en el segundo de antes
no hubiera posado mis labios,
y pasado mi lengua,
como el pequeño pincel
que busca el arco-iris.

Te deseo más y más,
y no tengo saciedad alguna,
a pesar de estar exhausta...

En el arco de mi columna
el movimiento del placer
se inclina a ti,
sobre este cuerpo tuyo,
donde se construye el pentagrama
para escribir mi vida,
y donde suena el acorde
que me hace vibrar.

La estancia,
es un espacio sin gravedad,
donde flotamos entre el vaho
de nuestras respiraciones,
fusionadas en una,
y que chorrean como el rocío,
por los techos y los cristales,
que huelen a nosotros.

Hoy, ahora, más que nunca...

MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE