Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

sábado, 20 de agosto de 2011

La hondura, en mi.

Me duele el silencio,
y como todos los ecos
de la noche lo traicionan.

Me duele llorarte

y fingir
que no me duele,
cuando todo me duele.

Cuando hay
un desgarro tan hondo,
se van necrosando
las ganas de seguir.

Resucité,
para morir de nuevo,
y deseo que pase
esta agonía,
porque ya no sé
por lo que luchar.

Y si esta lucha,
es sólo mía,
me resigno a la amargura
de perder antes de jugar.

He hablado de amor,
y de entrega,
y he rezado siempre
por ti.


Pero hoy me levanto,
desnuda,
descalza,
y me retiro
sin hacer ruido,
para no molestar
el descanso del día,
o el aroma de la luna.

La eternidad,
no es una vida sin ti,
es un solo silencio,
o una sola frase
que querría borrar
de tus labios.

Y el dolor,
la existencia
de esos labios
que no pueden
borrarse...

Que no pueden
borrarse... de mi.



5 comentarios:

Ana dijo...

y fingir que no me duele, cuando todo me duele, y si esta lucha es sólo mía, me resigno a la amargura de perder antes de jugar.............

Un beso inmenso mi niña

acróbata dijo...

Tus poesías emanan sentimiento en cada letra, en cada verso, en cada aliento de tu alma de poeta.

Besos Mayte.

Marcos Callau dijo...

Buenos días Mayte. He querido tomarme un tiempo para leer lenta y cuidadosamente este desgarrado y estupendo poema. Mi enhorabuena por todo lo que sabes transmitir. Un beso

Rosario Bersabé Montes dijo...

Verdaderamente bello, me caló profundo.

Juan María Jiménez López dijo...

Siempre he pensado que los blogs necesitarían un espacio de comentarios ajeno a la particularidad de una entrada en particular. Donde poder comentar globalmente algunos poemas, donde poder comunicarnos sobre otros asuntos. Pero o no existe o no se dónde está. Lo cierto es que, igual que te escribía antes en otro poema, lo podría haber hecho en este o en cualquier otro, porque el significado y el fin de mis palabras es el mismo.
Aprovecho, por tanto, esta ventanita que me lleva a ti, para recordar que en cierta ocasión hablábamos de que nos gustaría, alguna vez recitar juntos. A la vista de tu inclusión en el I Encuentro de Poetas Andaluces en Córdoba, en noviembre próximo, ojalá llegue ese, por mí, deseado momento. Porque quiero oir de tu voz tus poemas y beberlos (o embeberme de ellos) hasta inundarme. Ya me contarás si confirmas tu presencia. De todas formas, si le echas un vistazo a los asistentes,te lo digo bajito ahora que no nos oye nadie, me da la impresión de que, en bastantes casos, sus "escribanías" son más suavecitas o edulcoradas que aquellas que a nosotros nos brotan. En fin, ya veremos a ver que sale de aquello. Un beso, mi buena amiga. Juanmaría.


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE