Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

sábado, 3 de septiembre de 2011

A la "nueva" usanza!


Ni erótica, ni romántica,
ni muñeca, ni princesa,
ni mariposa, ni flor..

Que no lloro con boleros,
ni me ahogo en una lágrima.
Las niñas buenas
no están en mi diccionario.

Necesito un héroe
lo suficientemente valiente,
que comprenda,
que ahora, nosotras,
ya no contamos
cuentas de rosarios,
que no rezamos de rodillas
y que somos las protagonistas
de nuestra historia.

Que ni con anillos ni con rosas
se nos compra,
y sólo queremos un hombre
que esté dispuesto
a re-aprender el concepto
que entraña
el verbo amar!

7 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Si, el verbo amar, desde el delirio de la equidad, viendonos y amándonos de manera diferente.

Saludos y un abrazo.

acróbata dijo...

Ni erótica ni romántica.....simplemente poeta. Toda mujer que se precie al igual que todo hombre que no tenga la mente entre las piernas necesita a su lado a una persona que no solo sea piel, carne y huesos, que sea eso y mucho más, que sea latido y sueño, que sea cielo y suelo, que sea un alma que ama.

Abrazos Mayte.

Teyalmendras dijo...

Amar, verbo esquivo y sin genero determinado... potente, dulce y pecado, pero siempre con rosas…

Un texto potente, un placer cada vez que te leo.

Saludos ;)

RAFAEL MÉRIDA dijo...

Toda una declaración de intenciones muy acertada y expresada con belleza y sensibilidad. Un texto completo y con una carga de profundidad importante. Un beso Mayte. Me sigue gustando la filosofía Alboriana.

Marcos Callau dijo...

Muy bueno, Mayte. Un verbo el de amar que, en numeorsas ocasiones, se hace mucho más complicado de lo que realmente es. Abrazos!

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Me gusta ese grito de mujer-mujer

Un saludo desde este lado del mar

Jelen Durán (JD) dijo...

:)


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE