Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

sábado, 10 de septiembre de 2011

Atlantis




Soy la ropa interior
tendida en las cuerdas
de un patio comunitario,
con la ilusión de ser
algo más que unas bragas.

Mi espacio,
es una solitaria terraza
que todos pisan
y nadie abraza,

y siento,
los latigazos del viento
sobre mi,
reventando la estabilidad
de aquel sueño
que veía la punta de tus dedos
sujetando mis extremos.

Pero nuestras manos
se han soltado,
y mi puño está cerrado
con un "rigor mortis",
porque,
¿quién dijo
que todo es para siempre,
obviando la llamada de la muerte?

Ahora, seguir confesando
o dejarme volar
en los silencios
de este amargo día,
es la única de mis dudas.

Me siento abandonada,
perdida y hundida
como aquel buscado Atlántis,
confundiéndome
entre mito y realidad.

Por dentro, estoy como
el vómito de un perro
después de haberse
purgado,
y vestida
de yerba fresca humillada,
solo soy...


Soy la ropa interior
tendida en las cuerdas
de un patio comunitario.

No pensar en el peligro
de colgarse de las pinzas
de tus dedos,
que han caído rotas
a un lugar donde ya
no tengo visión,
ha provocado un revuelta
en mi persona.

No es importante
que me grite o que me esconda,
no es importante,
que me quede o que me vaya,
que me caiga o que me vuele,
que me pisen o me abracen,
ahora ya,
siendo el putrefacto olor
de los latigazos del viento
que me duele a la vez
que es el único que me ampara.

Este síndrome de dolor
al que me he hecho adicta
se retuerce por dentro,
y me recuerda...


QUE SÓLO
soy la ropa interior
tendida en las cuerdas
de un patio comunitario,
con la ilusión de ser
algo más que unas bragas.

6 comentarios:

acróbata dijo...

Mucha fuerza en tus versos Mayte.

Nada es para siempre.....Quién sabe, quizá ni la propia sombra eterna que tarde o temprano llega, quién puede decir si en realidad no es un nuevo alba a otro mundo...

La profundidad de tus letras evocan mil pensamientos.

Abrazos.

Ana dijo...

Como siempre bellos pero desgarradores tus versos, no debemos hacernos adictos al dolor, aunque sea la última forma del amor.

Nada es para siempre, aunque en ocasiones lo parezca

Un beso muy grande

Teyalmendras dijo...

Algo cotidiano visto desde otro lado, un gesto creativo...
Un placer volver a leerte

Saludos ;)

Ricardo Miñana dijo...

Muy bonito el texto, la vida es algo mas que la simple ropa interior.
un saludo.

Juan María Jiménez López dijo...

Que versos más fuertes, amiga. Que versos más certeros, en tantas y tantas ocasiones, mal que nos pese. Nunca podrá dejar indiferentes a tus lectores. Nunca podrán pasar por ellos de puntillas. O te sumerges o te ahogas. Un abrazo. Juanmaría.

Anónimo dijo...

PATIO COMUNITARIO

Unaa bragas
tendidas
al sol
de un patio comunitario
es algo muy importante
cuando los ojos
tienen alas


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE