Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

sábado, 8 de enero de 2011

Somos vaho...



Estrangulando la mañana,
para encontrar
la ausencia del tiempo,
mientras permaneces
a mi lado,
en este invierno
que se hace cálido,
cuando me acompañas.

Hundo los dedos en tu carne,
presionando contenida,
tu piel caliente,
suave,
libidinosa,
bajo mis manos.

Porque cada poro de tu piel,
huele diferente,
olfateo sin descanso,
como una perra,
que descubre por primera vez,
los rincones de una gran avenida,
que no tiene límites.

Tu latido es la cuna
donde descansan mis deseos,
que se extienden
hacia arriba,
a los tejados,
vecinos de esas estrellas
a la que llamas ojos.

Y en el espejo de tu mirada,
susurro en silencio,
profunda y salvaje,
que me devuelvas este corazón,
que ha saltado suicida
al cruzarse con tu cuerpo.

Mis lamentos te rodean,
suplicándote más piel,
cuando saboreo
el contorno de tu cintura,
una,
y otra vez,
como si en el segundo de antes
no hubiera posado mis labios,
y pasado mi lengua,
como el pequeño pincel
que busca el arco-iris.

Te deseo más y más,
y no tengo saciedad alguna,
a pesar de estar exhausta...

En el arco de mi columna
el movimiento del placer
se inclina a ti,
sobre este cuerpo tuyo,
donde se construye el pentagrama
para escribir mi vida,
y donde suena el acorde
que me hace vibrar.

La estancia,
es un espacio sin gravedad,
donde flotamos entre el vaho
de nuestras respiraciones,
fusionadas en una,
y que chorrean como el rocío,
por los techos y los cristales,
que huelen a nosotros.

Hoy, ahora, más que nunca...

6 comentarios:

Fran dijo...

Que siga habiendo vaho siempre.. me encanta leerte, poeta Albores!

Mariah dijo...

La necesidad de sentir…a veces más importante que la de respirar. Me quedo en esta estancia de calor y vaho; con tus palabras... envuelta en rimas.
Felicidades Poeta.

ANA MARÍA ARROYO dijo...

¡Precioso el olor, la ingravidez y el vaho que envuelven a los versos amantes de tu poema! Qué hermoso es sentir...
Un lujo leerte Mayte, es buenísimo.

Ana dijo...

lleno de imágenes este precioso poema, un maravilloso recorrido por la piel y la palabra, me encanta.

Un beso muy grande, será un exito así que fuera miedo escénico

acróbata dijo...

Tus letras tan llenas de pasión, se puede llegar a percibir entre los vahos que empañan el cristal de tus versos el latido de un corazón que palpita ante el contacto de su piel amante...

Siempre me gusta lo que encuentro en tu rinconcito, por lo tanto....que eso, que te sigo Mayte.

Abrazos.

Dejé de soñar para vivir mi sueño dijo...

Gracias a todos, y a cada uno de vuestros comentarios!!
Un abrazo inmenso!


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE