Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

jueves, 27 de enero de 2011

Buscando almas de colores




Aprieto el estómago,
para que condene hacia abajo,
y guarde más adentro,
la lengua.

Porque ir hacia la luz,
es caminar
en contra de la sombra.

Y hoy, tú,
eres del burro, las riendas,
con la amenaza
del bozal de un perro.

No me rindo,
aunque no siempre,
vayan a favor los vientos.

Y ni gasto energías,
ni desgasto,
los momentos que son míos,
por luchas que no lo son.

No quiero hablar de guerras,
sino de curaciones,
cambiando los corazones negros,
por almas de colores.

No siempre reconocemos los errores,
y ese es el peor castigo,
de pertenecer a esta humanidad.

Voy llena de amor,
y soy tan loca como adúltera,
y aunque creas que nada me importa,
siempre, me importas tú,
cualquiera que sea tu nombre,
cualquiera que sea tu cuerpo,
quiero saber, lo que tienes que decir.

Para querer, no tengo norma,
pero ser humana, me desborda,
y mis debilidades me recuerdan,
todo lo que debo cambiar.

7 comentarios:

Daniel dijo...

Hacia tiempo que no leía algo con lo que me pudiera sentir tan identificado, ha sido como ver mi reflejo en tu espejo.
Un beso. Me encanto.

Teyalmendras dijo...

Profunda y trascendental… me gustan los textos que te mueven por dentro.
Saludos 

ANA MARÍA ARROYO dijo...

Leerte es identificarse desde el estómago hasta la piel misma de la poesía Mayte. No te rindas, sigue siendo humana, desbórdate sin parar, no cambies demasiado.
¡Me gusta! Un abrazo.

Ana dijo...

Estupendo Mayte, posiblemente habrá muchas cosas que debamos ir perfilando, pero la esencia siempre queda y eso es lo verdaderamente válido, esas almas de colores.

Un beso grande

Karla dijo...

¡Me encantó! Me atravesó a la piel y me llegó hasta dentro, en serio. "Cambiando los corazones negros por almas de colores"... Vaya frase! Me encantó, de verdad.
Tu blog es PRECIOSO, si no te molesta te sigo y me quedo por aquí un rato...
Un besazo!:)

La sonrisa de Hiperión dijo...

"No quiero hablar de guerras,
sino de curaciones,
cambiando los corazones negros,
por almas de colores."

Ninguno queremos acabar hablando de guerras, ninguno queremos acabar hablando de lo malo de este mundo. Lo verdaderamente jodido, es que, aun así, sin hablar de ello, sigue existiendo...

Saludos y un abrazo.

acróbata dijo...

Enorme radiografía interna donde queda patente que el alma se te desborda por las costuras de la carne...

Un fuerte abrazo amiga.


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE