Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

domingo, 13 de marzo de 2011

Parásitos o humanos



I.

Un cuervo negro
de alas quebradas,
se agarra,
con el pico y con las patas,
al lomo de un hombre,
para elevarse
por las "alturas humanas".

Y el hombre,
que hace camino,
carga con la pesadez de sentir
unas plumas que no son suyas.

El pico corroe
su columna,
y mirando al frente
del árbol desnudo que acoge
algunas aves en sus ramas,
le dice:
"el mundo,
está lleno de parásitos"

II.

El árbol,
fractura su tronco,
y se abre en canal.

Agita las ramas
espantando el aire,
y con un grito
que sólo un buen druida
sabría descifrar,
se declara:

"Mira mis entrañas,
mira la sangre 
a la que tu llamas savia,
y no tienes reparo
retirarme.


Mira el cuerpo
sobre el que me alzo,
y del que no tienes compasión
para amontonar y hacer arder.


Mira el suelo seco
del que me sostengo,
y mis raíces que buscan
el agua sucia que te sobra.


¿Quién eres,
para llamar parásito
al ave que tú heriste
porque no era paloma? 


¿Quién eres,
para despreciar al ser
que intenta sobrevivir
a la tiranía de un mundo
cuya propiedad parece tuya?

¿Quién eres TÚ,
que me quitas el agua,
que me quitas las ganas,
que me arrancas la vida,
que me robas el sol
con la columna de tu cemento?


¿Quién eres TÚ,
para despreciar la alegría
que reposa sobre mis ramas?


¿Acaso,
quieres llevarte
la única razón que me queda
para seguir de pie?"

III

Pero los druidas,
cada vez están más lejos,
y así el hombre,
solo pudo seguir errando:

"Vaya, las ramas se han agitado,
ha habido un remolino
de viento,
pero al menos tú,
te has librado de la carga pesada
de tus ramas"

6 comentarios:

Fran dijo...

Impresionante! Me ha encantado! Besos, poeta!

mia dijo...

Sensibilidad carnal que hace doler el alma!
Gracias

Ana dijo...

Afortunadamente siguen quedando Druidas, para tratar de poner su Alma en la lucha, es un poema precioso.

Un besazo

Teyalmendras dijo...

Logras que tus palabras me inquieten, muy visual... invitas a imaginar.
Saludos ;)

ANA MARÍA ARROYO dijo...

Esta alma que te lee se confiesa después del escalofrío que tu poema le ha provocado... Genial.

acróbata dijo...

Muy buenas y oportunas tus letras Mayte, la verdad es que el ser humano individualmente puede ser maravilloso, pero por desgracia en cuanto se asocia crea una mente colectiva que tan solo sabe pensar en el enriquecimiento absurdo a costa de cargarse todo lo que le rodea....

Abrazos poeta.


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE