Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

viernes, 29 de abril de 2011

 La Columna Rota, de Frida Kahlo (1944)
"Autorretrato con gran contraste respecto a otros autorretratos de Frida, ya que aparece sin compañía alguna, completamente sola, llorando en una vasta llanura bajo un cielo tormentoso.
Quizá es su manera de decir que tiene que manejar su dolor físico y emocional por sí misma"


Se oyen los pasos del fracaso,
un tic tac en la cabeza
que despelleja
cualquier sensación,
de permanencia,
en un equilibrio emocional.

El sonido hiriente
de la incomprensión,
como ese eco sin tregua
de la gota de agua
de aquel grifo roto
que no cesa.

Oyes los silencios a través
de unos ojos cansados
que van perdiendo juventud.
Y sabes, que te da igual
cualquier paso de tiempo,
porque lo que más te asusta
es quedarte abandonado
en este dolor.

No hay consuelo
para las almas rotas,
ni almas rotas con consuelo.
Mirar el propio cuerpo
con la repugnancia
con la que se mira un excremento,
y sentirse extranjero en uno mismo.

Y sabes,
que mañana,
haga viento, lluvia o sol,
seguirás asustado
más que por el paso del tiempo,
porque no vaya a pasar con él,
este dolor.

4 comentarios:

Ana dijo...

Impresionante poema Mayte, cala hondo, muy hondo, se oyen los silencios a la perfección a veces y ese miedo a que el dolor se haga perenne.

Un beso muy muy grande y mi cariño

Teyalmendras dijo...

Potentes palabras... has conseguido inquietarme, me gustan estos textos tuyos que me zarandean el alma.

Saludos ;)

Fran dijo...

Hermoso, intenso, hiriente incluso, pero fantástico. Un beso poeta

Dejé de soñar para vivir mi sueño dijo...

Gracias, Ana, Victor, Fran, un abrazo muy grande a los tres,
Me honra vuestra visita y vuestros comentarios, porque aprendemos juntos.

Besotes!


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE