Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

lunes, 25 de abril de 2011

A los que nunca nos dejan


En la imagen,
Gonzalo Rojas Pizarro (Lebu, 20 de diciembre de 1917Santiago, 25 de abril de 2011)
El poeta inmortal,
se convierte en la huella
que todos llevamos dentro.
Es el canto a la vida,
un hálito de amor sin mesura,
que descansa en el seno
de unas letras nacidas
con el pulso de las arritmias
del sentir.

El poeta inmortal,
comparte el deseo,
las ganas,
se teje a base de voluntad
y esfuerzo,
por tender la mano
encadenada a unos versos
que representan
ese misterioso mundo,
llamado sensibilidad.

Sin vergüenzas,
no omite, no acalla,
sino que ensalza
cada murmullo que declara
una lengua,
y saborea la vida
desde los vértices
más amplios del sentir.

El poeta inmortal,
es la estrella parpadeante,
aún después "de muerta",
y besa la sangre derramada,
que se emana
de su particular púlpito:
EL CORAZÓN.

El poeta inmortal,
fecunda los sueños humanos,
los hace irracionales por instantes,
y convierte la vida ordinaria,
en la mejor apuesta,
y el mejor momento
para crecer como personas.

El poeta inmortal,
hará llorar cada vez que él llore,
y hará el amor con el mundo
a través de cada verso.


  Los poetas no se van sin dejarnos ese hálito inmortal de su obra

Todos los derechos reservados
MAYTE ALBORES       

8 comentarios:

Fran dijo...

Sin palabras... hermoso!

Ana dijo...

Nunca se van, como tú que siempre estás... bello poema homenaje a poetas y poesía

Un beso enorme

Luisa dijo...

Mientras hablemos de ellos permanecerán vivos en nuestros corazones.
Precioso, Mayte!!!

acróbata dijo...

El poeta en particular y en general todo aquel que cuando escribe tiene la capacidad de exteriorizar lo que le nace de dentro se inmortaliza a través de sus letras. Si él llora cuando escribe lloran los que leen, si sonrie igual, para mí esa es la magía de la escritura. Da igual el tiempo que haga que fue escrita una poesía,un relato... si es buena desplegando sentimientos siempre está de actualidad, pues por mucho que cambie el mundo las sensaciones del corazón son atemporales.

Grande tu poesía.....como tú Mayte, que tienes "ángel".

Besos

David Escudero dijo...

Bellísimo!!! Muchas Gracias Mayte.

Teyalmendras dijo...

Se van y dejan sus palabras... las dejan para quien las recoja, para quien quiera sentirlas y disfrutarlas...
Saludos bonita entrada ;)

Daniel dijo...

Siempre nos quedará su enorme y valiosísimo legado........descanse, poeta.

Buenas noches.

Rafael Luna Gómez dijo...

Tic, tac, tic tac, ttiic, ttaacc, ti.


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE