Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

sábado, 26 de septiembre de 2009

NUESTRO INTERIOR

BUSCA:
La paz,
que quiere seguir retozando la pasión de la vida, duerme,
como una crisálida en el interior de cada uno de nosotros.

ENCUENTRA:
Quiero mandar al cielo,
los besos sonoros de alegrías faltas,
de añoranzas de nosotros mismos y de los otros,
y como una "nereida",
anestesiar para siempre
las lágrimas humeantes de los ojitos que lloran.

RELÁJATE:
Puntear,
las cuerdas vocales de las pestañas,
y poner sonidos de aire en una boca que no sonrie.
Trepar montañas como árboles,
y reflejar la luna en cada pupila
para dar paso a la luz de la esperanza.

DESCUBRE:
Amar hasta enloquecer mis entrañas,
burbujeando las gotitas de sangre que pasean por dentro,
y caer para reir,
y si sangro, descubrir,
que no soy de piedra.

VUELA:
Plumas entrelazadas para un vuelo suave,
caer en los abismos de la ternura,
y abrir nuevos caminos de tranquilidad
con el sosiego irisado del deseo.

RESPIRA:
Caminar para siempre en la orilla,
esperando mensajes de la vida,
sintiendo la lejanía como lo más cercano,
acariciando los espacios que no existen,
soñando con delicadeza la serenidad,
el silencio de una mirada,
y la complicidad de una leve sonrisa capaz
de introducirse contigo en lo más profundo.
SUCEDEN:
Las cosas del espíritu,
con la ligereza que tiene para transportarse
y de manera volátil,
llegar a donde quiera...

PAZ


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE