Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

miércoles, 9 de septiembre de 2009

No respires sin mi presencia...




No respires sin mi presencia...


No quiero perderme ni una milésima parte del aire que sale de tu boca,
tu aire es mi aliento.


No parpadees sin avisarme...


Hoy sé que quiero quedarme encerrada entre tus ojos,
tu mirada es mi corazón latiendo.



No acaricies tu cara sin mis manos...


Quiero que me ates a ti y hagas posar mis manos bajo las tuyas,
tu piel es mi caricia.


No hagas de tu voz un eco lejano...


Mis oídos, solo funcionan contigo y para ti, el resto es todo ruido porque,
tus sonidos son mi música.




1 comentario:

La sonrisa de Hiperión dijo...

"No acaricies tu cara sin mis manos..."


Que forma más sensual de decir que no se está sólo!

Saludos y un besazo!


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE