Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

lunes, 21 de septiembre de 2009

Marchando

Tres titanes luchan dentro de un cuerpo,
tres titanes sin poder de Dioses y sin planeta,
ejercen su fuerza atrapados en el puerto:
el espíritu, un lugar en el mundo y su conocimiento.

Y plantamos semillas entre cimientos infértiles,
osadía de valientes para intrépidos guerreros,
que no temen marchas fúnebres de fracasos
y sus fracasos terminan siendo, de los niños, cuentos.

La indolencia es el acto reflejo de protección,
el remedio de todo mal que combate la apatía.
Nunca rendirán su fuerte corazón,
que cambiarán amor a razón y sin razón...

Treparán por espinos sangrando sentimientos,
calmarán sus tormentos a base de besos,
y escribirán la historia del futuro y de los vientos,
enderezando las ganas y el movimiento.

Vamos a creer más de lo creemos,
vamos a crecer sin ponernos freno,
vamos a vernos las caras coronarias,
vamos a dejar de escondernos...

Esbozando la primera sonrisa sin esfuerzo,
luego seguirán las demás en ejército,
dando la mano a todo lo que siga en marcha
para desfilar por la vida agotándo hasta el último parpadeo.

Que quiero saltar hasta la luna para ver la tierra que piso
pero si no puedo, me basta con creer que me mira cada noche
y con crecer mi espíritu para soñarla cada día.

1 comentario:

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Esbozando la primera sonrisa sin esfuerzo,
luego seguirán las demás en ejército,"

Ejércitos de sonrisas... eso me ha encantado.

Saludos y un besazo!


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE