Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

domingo, 20 de septiembre de 2009

Podría resucitar por amor


Podría sobrevivir a fuertes rachas de viento y frío
si tengo donde agarrarme y cómo acurrucarme.

Podría nadar entre la bravura de los mares
si a ratos puedo sacar la cabeza para respirar

Podría soportar la lengua seca
si me empapan los labios de saliva.

Podría acostumbrarme a tantas cosas si me acompañan,
compañía son regalos al alma mía.

Trata de comprender que el amor existe para usarlo
que yo estoy para mirarte, que yo estoy para admirarte.

Que prefiero bolsillos vacios y estar llena por dentro
al veneno de tenerlo todo y estar vacía sin nadie.

Que no puedo vivir sin besos ni te quieros,
que quiero mi cama vacía para desear la compañía,
que quiero romperme entre las caricias de otras manos,
y que mis silencios son para dejar paso a tu música.

Podría acostumbrarme la oscuridad si tú eres mi luz
Podría acostumbrarme a respirar bajo el agua si tu me das aliento
Podría acostumbrarme a caminar por el aire si tú eres mi bastón
Podría... todo podría ser como quisiéras, como quisiera yo...

He partido la cáscara de la nuez,
he desnudado cada lamento y te he dado mis anhelos,
he bailado enredando mi pelo en tus sueños,
y he atado mis zapatos con la hierba que pisan tus pies.

No quiero esperar a nadie.
Ni sufrir vacios de indiferencia que matan.
No quiero más que vivir la respuesta
a este cuerpo rebozado entre deseos
y a este corazón que nunca dejará de amar.
No te prometo una princesa.
No te prometo un cuento.
No te prometo nada.
Solo yo.
Yo.
Y

El mundo para todos

MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE