Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

domingo, 21 de marzo de 2010

Múltiples maneras de vivir, un solo aire que respirar

No pierdas el tiempo en juzgarme,
sino en conocerme...

Es la primera lección que aprendí,
cuando me propuse que los prejuicios,
se convirtieran en suela de zapatos.

Aprendí que a partir de casualidades,
y de ciertos errores,
también nacen maravillas.

Que los colores se unen a "una"
pero cada uno luce en su espacio,
y para todos existe una orilla...

Un arcoiris de personas,
donde cada uno tiene algo que mostrar,
donde cada uno brilla...


La segunda lección fue que...

Asimilando el origen,
y a partir de la aceptación,
uno aprende a amar de verdad,

rompiento esquemas,
borrando alambres de ideas,
y abriendo puertas,
donde antes solo había barreras.

La tercera lección...

está en contínuo proceso de aprendizaje

Descubrí del amor infinito,
que puede ser tan ilimitado como salvaje.

Y que una voz,
queda supeditada al espejo roto del encuentro con uno mismo...

Múltiples maneras de  vivir, un solo aire que respirar.

MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE