Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

viernes, 19 de marzo de 2010

Tristeza fria

La tristeza ha venido a secuestrarme,
¿pero qué me pasa?,
aún no tengo respuestas a la vida,
y la vida es una gran cuestión
que hay que saber formular...

Estoy temblando,
tanto, como un diálogo con la muerte.
Un calor por dentro hace ecos,
al helado tacto de mis manos...
Estoy temblando.

Tengo hambre de ideas,
y soy caníval de ellas,
con un folio en blanco en mi cabeza,
y una vida sin tinta para escribir...
Pero la tristeza, ha venido a secuestrarme.

Estoy temblando,
mi piel es un glaciar sin vida,
y solo este sudor me dice
que siguen latiendo mis ganas...

Estoy sola.
Me siento sola,
aunque me digas que me quieres,
el amor,
no es sinónimo de compañía.

Lo siento.
Tal vez, son cosas mias.
Tal vez no...
¿Quién lo sabe en este estado de confusión?

Quiero verte a mi lado,
pero quiero que los silencios
sean el baile que nos preceda,
que sepas desviar la mirada
cuando veas que me pongo nerviosa,
que cierres los ojos conmigo
y cuando lo hago yo,
para ver la misma luz entre las sombras...
¿Quién sabe si así puedas comprenderme?


La tristeza ha venido a secuestrarme,
y estoy temblando...
tal vez después del alba,
entraré en calor,
y comenzará un nuevo día...
¿Quién lo sabe en este estado de confusión?

MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE