Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

martes, 9 de marzo de 2010

Amor de sueños, o reladidad...

Me preguntas cómo eres, y yo,
no puedo contestarte...
Cómo podría saberte,
si de ti, tú tampoco "te" sabes.

Te contesto como te veo,
señales de mi mirada que se ha colado,
a través de un agujero negro,
que me absorve por tu huella,
y que se escurre por mi cuello.

Me enamoré de una palabra,
me inventé la historia que quería,
y persigo tus ojos esperando respuestas,
temblando realidades que no vayan unidas,
al lirismo de mis sueños perros.

Me preguntas tantas cosas,
sin caminos de respuestas...

No sé porque te quiero,
ni qué es lo que siento,
si es porque eres,
si es porque fuiste,
o si es porque no existes pero yo,
te sueño...

MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE