Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

viernes, 19 de marzo de 2010

Mi éxtasis carnal


El camino estaba marcado, y tú,
has soplado la punta de mis pies para empujar la puerta.

Sabes que mi mayor debilidad es tu saliba,
humedeciendo los labios que se abren para ti,
y que los besos penetran hasta mi sangre,
en un torrente salvaje que retrae mis músculos.

Hoy mis ojos te han regalado el mar,
por cada lágrima que murmuraban,
al son de mi éxtasis carnal que contraía mi cuerpo,
en una orgía de placer,
con el delito de pecar lujuriosamente,
entre fricciones de miradas en la piel.

MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE