Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

lunes, 27 de julio de 2009

La realidad de lo irreal...


REALIDADES DISPAR-A-TA-DAS


Palabras calladas que me pierden
y paisajes que hacen presos mis miedos,
habita en mi un silencio que por dentro me muerde.

Me hago invisible
escondiéndome en la trinchera más cercana,
me siento apacible,
dentro de una tregua de guerra en calma.

Que no me falle la gran fuerza que le impulsa
salir a combate a este espíritu de duende
con un cuerpo de pequeña hada desgastada.
Y se han roto los zapatos en un complicado sendero,
y me descalzo, y sangrando las heridas
voy pasando saliba,
para ir cerrando los sobres sin mensaje
con cartas vacías y a ninguna parte.
Cuanto duele la nada...

Si no supe ver más allá del horizonte,
si perdí mi vista en un cielo abierto,
si me cegué en un tatuaje del alma,
si solo sé pronunciar un nombre,
si ahora no tengo que decir,
si tenía lo que hoy se ha quedado vacío...
Mi error ha sido no aprender.

Vuela la mariposa libre para morir,
cuando la libertad está en manos ajenas,
gastadas sus alas entre campos de primavera
con polvitos de amapola y el sabor de la hierba,
el frío la congela, en dulce ambar de miel de abeja.



IRREALIDADES A-TEMPORALES
Y LA ESENCIA DE UN SER

Cuando lloro sin lágrimas y caen lágrimas sin llorar,
cuando a una sopa le pones azucar y a un dulce sal...
cuando me tumbo en la carretera para circular ,
cuando bailo encima de tu coche para descansar,
cuando canto con el eco de la distancia para enmudecer,
cuando descubres el vacío de un enorme espacio para rellenar,
cuando me rindo a mitad de la carrera para rodar hasta la meta,
cuando mis ojos dicen lo que mi pecho calla y encierra,
cuando mi boca se queda seca para besar,
cuando tengo tanto que esconder que me disfrazo,
cuando un disfraz quita protagonismo a tu persona,
cuando te olvidas que la vida por vivir es un corto paseo de placer,
cuando te entretienes en cosas que no importan,
cuando pegas un grito de vértigo sin hacerte daño al caer,
cuando sabes que duele y no te quejas,
...

Me recordarás si me conoces sonriendo,
y aquellos que se quedaron en la orilla,
tendrán una palabra amable para ensalzar mi muerte
presumiendo de algo que nunca fue suyo y no conocieron:

-dime lo que vés y te diré cuanto tienes de mi-


3 comentarios:

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...roedor
amarillo
hilas
vino
derramandose
versos
del cielo
mis susurros del alma siempre contigo un placer de los buenos al leerte viva dentro.Desde mis HORAS ROTAS,
y AULA DE PAZ
un afectuoso abrazo y
cariño compartido
siempre desde el alma
saludos
de amistad:
---Jose Ramon---

La sonrisa de Hiperión dijo...

Yo, como buen ciego, sólo puedo ver a la niña de mis ojos (como hubiera dicho Antonio Martínez Ares).

Saludos y un beso! Guapa.

Adolfo Payés dijo...

Un gusto leerte.. lo siento por mi ausencia..
me repongo leyendo tu presencia escrita..

Saludos fraternos
Un abrazo
Buena semana


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE