Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

jueves, 9 de abril de 2009

ENCADENADA

Encadenada al cuento rosa que soñé desde niña
Prisionera de esos sueños imposibles que me arañan
Atada con sollozos de rabia en el laberinto perdido de mi vida.

Encadenada, con la llave entre mis dedos, y sigo,
Sigo encadenada.

Puede que no sepa utilizar la llave, puede que sean esos torpes dedos, o esas manos que nunca aprendí a manejar.

Me conformo en el rincón de mi vida,
Se conforma el rincón de mi alma,
Encadenada al miedo de reconocer que estaba equivocada,
Prisionera de la incertidumbre de un remedio
Atada sin saber que hacer… para dejar de estar
Encadenada

21/06/01
(escrita a mis 20 añitos, cuando aún cerrando los ojos una creía que algún día podría volar, no sólo en libertad, sino como un pájaro desafiando el viento, la lluvia, el desamparo... y ahora, mi vuelo sigue, pero buscando la corriente y a favor de muchos vientos, para que el ejercicio no se ma haga tan cansando...)

MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE