Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

martes, 7 de abril de 2009

Cuando callas

Tus silencios, cuando callas, son sueños que amo...
Cuando callas me resigno y te contemplo...

En tu mundo y en mi mundo
cuando callas... porqué callas.

Y te admiro... te respeto, y espero tú momento
que también es mi momento de escucharte.

Tus silencios me hacen desnudarme
a la espera de respuesta.
Y sigo esperando tu mirada,
penetrante, que me llene, que me diga, que me hable...

Cuando callas... porqué callas

Y quisiera adentrarme salvajemente
en tú mente
en tú alma
porque todo tú como un fuego
que me llama
que calienta y da calor... pero callas

Y miro, cuando callas, y aunque calles,
yo te escucho
me respiras
me suspiras
y como fiel sirviente del amor
yo te espero... espero tu momento
que también es mi momento de escucharte
cuando hablas.

MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE