Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

domingo, 31 de enero de 2010

No evites vivir.

No evites vivir por encima de la vida,
sentir por encima de la costra,
soplar por encima de la herida,
mirar por encima del cielo,
o hablar sintiendo mil "te quieros".

No evites ser por encima de lo que eres,
admirar la imperfección como un reto,
crecer cuando todo parece inerte,
y gritarle al silencio la paz que tienes.

No evites hacer y hacerlo,
no evites entregar y entregarte,
no evites recibir y ser recibido,
no evites amar, no evites amarte,
no evites...

No evites el miedo, véncelo,
no evites los obstáculos, supéralos,
no evites las dificultades, úsalas como fortaleza,
no evites nada que no quieras evitar...

Piénsa siempre si tus decisiones son tuyas,
o son decisiones del "deber",
elige por y para ti, y no huyas,
enfrentando, venciendo y desafiando las trabas del "saber"... 

Cree críticamente,
afronta verdades cuestionables,
despeja con tus propias teorías, y
sobretodo,
asume que a veces debes caerte,
pero no evites rendirte,
que en el único momento en el que no podrás levantarte, 
será cuando venga a llevarte la muerte...

MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE