Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

lunes, 2 de noviembre de 2009

¿Alguna vez has sentido...?

¿Alguna vez te has sentido roto por dentro?
¿Has sentido alguna vez cómo se entumecian tus sentimientos de tal manera que se iban anclando en un oceáno de miedo y sin fondo...?
¿Alguna vez has querido gritar tan fuerte por dentro que la voz te ha quedado sumisa a un apretón de dientes?
¿Te has sentido alguna vez como un ángel-demonio de este mundo viendo las cosas de tu vida desde la omnipresencia de un sueño articulado por situaciones que no parecen ser tuyas?
¿Alguna vez te has sentido rodeado de gente y sin embargo, has experimentado la soledad tan profundamente como si fueras el único ser humano de este mundo?
¿Has sentido como el dolor desde dentro te iba abriendo heridas hacia los torrentes del desconcierto, y que dependen tan solo de la suerte del "As" de una baraja de cartas dentro de un juego que no dominas?
¿Alguna vez te has sentido humillado por tus propias lágrimas que te ahogan a látigazos y que son fruto de triturar ideas extravagantes como salvavidas a una situación?
¿Has sentido alguna vez como galopa salvaje tu corazón, y sientes que quiere escapar de tu propio cuerpo para conseguir la libertad que no encuentras y el sosiego que no te acompaña?
¿Alguna vez has sentido la opresión de ser tan pequeño como una hormiga cargando con todo el equipaje de sentimientos más pesados de tu vida... (que pesan, cómo pesan...)?
Dime, dime tú, si no has sentido alguna vez que la locura no llamaba a tu puerta,
y tu desconsuelo te hacia buscarla por los rincones para tener una excusa al desenfreno.
Dime por favor, si no has sentido situaciones tan al límite que te han llevado a sentir que dormías sobre pinchos,
que tragabas cristales y que a cada paso dado caias entre abismos con el estómago anquilosado en la mano.
¿Puedes decirme, si has querido llorar por las noches y y te has envuelto entre sábanas para momificar la sonrisa de la luna junto a la liberación de los nudos de garganta?
¿Has sentido como la vida pasaba, y tú con ella, en una escalera mecánica sin hacer ni un solo gesto por subir porque el vértigo te dejaba sin aliento antes de moverte?
¿Alguna vez te has ahogado las ganas tan intensamente que se han revelado saliendo a flote, a la superficie de tu alma, y descontrolando totalmente tu poder de decisión?
¿Te has dejado alguna vez llevar por una locura social que ti te parecia justa y necesaria?
¿Has sentido alguna vez como el mundo dejaba de ser tuyo en un solo gesto de pestañeo y agonizabas en búsca de algo que creias tener y fue tan sólo la ilusión óptica de una necesidad?
¿Alguna vez has querido recuperar la muerte para hacerla viva, e inmortalizar la vida en aquel momento que te trae la nostalgia del pasado recuperando sonrisas perdidas?
Dime, dime cuanto de ello has sentido...
Dime tú, si alguna vez sentirás que mi corazón revuela buscando un refugio,
que sólo quiero la médula de un sentimiento reconstruyendo una vida de amor cada día,
dime, si alguna vez has amado tanto que hasta te olvidaste de quererte,
dime, si encontraste esa fiera que fuera capaz de cogerte con tan solo dos dedos y volar dentro de ti,
dime, por favor, dime...
¿Has sentido alguna vez como la piel se convertía en papel mojado despedazándose en la nada de otro cuerpo, con tan solo el roce de una caricia?
¿Alguna vez has sentido el éxtasis de una tormenta en primavera,
con el calor entre tu pecho de un verano, el perfúme húmedo de un otoño temprano,
y el frío tiritante y nervioso de saberte y dejarte en otras manos que son capaces
de manipular tus deseos cladestinos en el escondite de una pasión desmedida?
dime, por favor, dime...
¿has sentido alguna vez algo así?
¿Alguna vez has sentido...?
¿Puedes decirme si me duele de tanto sentir o es más doloroso estar vacío...?
Dime, dime tú...

3 comentarios:

Yoli dijo...

Yo lo que te puedo decir es que los seres queridos sufren, y mucho, viendo sufrir a otro ser querido...
Ya se que no sufres porque quieres, "supongo" que es un acto involuntario... Aunque a veces si que sucede que vemos cosas donde no las hay y nos agobiamos pensando demasiado, dándole demasiadas vueltas a algo que no ha sucedido...
¿te sientes vacía? es una palabra muy fuerte... Me sorprende mucho y más conociendo a esas personas que te adoran.
Y por ello te contesta a tu pregunta (sea retórica o no) que sufres por sentir tanto y no por estar vacía... Puede que lo sientas pero no lo estás. Dentro de ti llevas un pedacito de cada uno de nosotros, de tu marido, de tu hija, de tu hijo, de David, de Marisa, de mi... Pedacitos que con el tiempo se van alimentando y aumentando de tamaño, así que ten cuidadito porque un día a lo mejor explotas :D

Te quiero pedorrilla!

E. Maria dijo...

Ya me conoces, no, ni mucho menos estoy vacía, todo lo contrario, estoy ansiosa, con ansias de abanicar el mundo con mi corazón palpitante,por eso digo, que a veces duele tanto sentir y retener...(sufrir por los que quieres y querer hacia afuera nos hace olvidarnos incluso de nosotros mismos, aunque luego compensa con creces cuando te rodeas de la autenticidad como la tuya... no entiendo los vacios ni la congelación de un sentimiento... pero existen...) estoy orgullosa de poder decir que tengo gente que me adora, que me llama, que me cuida y que me quiere de manera tan incondicional, que pienso que no soy merecedora de todo eso... aún así, este escrito, lo único que hago, son preguntas que se nos vienen a la cabeza cuando estamos derrumbados, melancólicos o nostálgicos, incluso cuando empatizamos con el sugrimiento de los demás,eso te hace pensar que tal vez resulta mucho mayor el esfuerzo de mirar hacia otro lado a tender la mano al que sabes la necesita para levantar...
Tú bien sabes que caigo y remonto, que no me falta la sonrisa, que le doy la vuelta a las cosas para sacar lo mejor, y... que te voy a contar si ya me conoces, voy a mi aire, las cuerdas no me atan, y aún así mi lealtad es la cadena que me une a los mios...
Yoli, soy feliz, tú bien sabes cuando tengo bajones pues eres la primera (a veces la única en saberlo), y que a veces las circunstancias son difíciles y nos hacen estar cansados, no son sinónimo de infelicidad sino de desasosiego... todos en esta vida tenemos algo por lo que preocuparnos (incluso aquellos que creemos que lo tienen todo... pueden que tengan muchas más necesidades y carencias que los que no tenemos ni para comer...)
Recuerda, que muchas veces, mis escritos ni siquiera hablan de mi... son reflexiones y preguntas al aire...
Aún así, puedo decir firmemente que lo mejor de mi vida, son los trocitos de luz que me dais!!!!
Gracias pedorrilla mia, yo tb te quiero un montón, la vida me premia con personas como tú!!!

Anónimo dijo...

Yo me siento super basia siento q ya no puedo mas q esto q siento muy dentro d mi va explotar kisiera gritar q ya no pued mas q ya n pued segir kon esta vida


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE