Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

miércoles, 28 de octubre de 2009

Pensamientos difusos...

¿Quién pudo volver al ayer y escapar del futuro?
Espacios abiertos que se prestan
entre montañas pequeñas que se crecen
mientras,
en una pequeña lágrima,
los mares escondidos
reflejan la vida de tus ojos esquivos.

Esperanzas tatuadas de deseo con
escudos desgastados que nos arman de valor.
Y zapatos sin suela... que adornan, caminantes solos
y en soledad, hacia un no sé dónde,
y sin ningún destino en la ruta...
Sentimientos que se humillan desesperantes
con la misma incertidumbre moldeada a nuetro antojo
para hacernos sentir mejor...
La vida, ¿qué es la vida?
sino trocitos de recuerdos,
que incluso malos, nos hacen sentir seguros...
a los que recurrimos contínuamente,
cuando no sabemos si las indicaciones del camino
son las correctas o debemos seguir el fruto de nuestra mente...
Y elegimos,
a veces senderos peligrosos,
buscando nuestro Robin Hood particular,
Y elegimos,
la carretera del diablo que se presta vanidosa,
brillante, y común a una vida establecida...
A veces estamos tan cansados de luchar por nosotros mismos,
que dejamos en manos de otros nuestro juego en un azar...
LA VIDA...
Pero yo, desde la puerta de servicio,
he tapiado la facilidad de entrar por un gran portón...
He descuidado mis andares,
he descuidado mi jardín...
he descuidado todo lo que creo,
que es propio del mismo cuidado de la naturaleza...
porque, la naturaleza nos arrulla con su tacto y,
porque, en estas cosas ¿para qué forzar...?
¿Qué es la vida?
cómo podríamos comprender el final de una vida
cuando nos quedamos atrapados en el principio de una sola idea...
¿Cómo?...
Si las diferencias son la excusa de la inflexión,
y no la unión del universo...
Porque torrentes circulan empedrados bajos los pies,
y aunque el agua no sólo florece en primavera,
cegados de ignorancia elegida ¿o impuesta?,
nos limitamos a dirigir nuetra sed entre agua salada,
haciendo ademanes de sabiduría...
Y nos perdemos en kilométricos mares,
cuando tan solo una gota de lluvia es más grande en mi mano
que todo el admirable horizonte de un oceano,
al cual, tus ojos ni podrán llegar a ver...
Los ojos sólo son ciencia ficción de relidades contrapuestas
cortadas en multitiud de planos que se cruzan...
Los ojos pues,
son la mentira de una verdad,
y una verdad relativa que condiciona nuestra vida...
Ay, que quiero ser ciego,
para ver más allá de lo que veo...

MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE