Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

domingo, 28 de junio de 2009

Soy... para ti.




Soy el captus del desierto,

que pincha y florece,

que aguanta el hielo y el fuego,

que desea beber un resquicio tuyo.




Sensible tras mis espinos.

Salvaje verde de ese desierto con matices dorados.

Dispuesta a mil amaneceres

contigo... solo contigo.




Un beso tuyo que me hace perderme en otro mundo.

Un beso a quemarropa que desintegra mi piel en ti.

Una mirada como un disparo directo al corazón para forzarme a caer sobre tu cuerpo.

Te amo.




Mis pupilas se dilantan en la oscuridad sólo para verte.

El contoneo de tu cuerpo al caminar hacia mi.

Me respiras y yo,

te susurro al oido con aullido de loba y como animal herido,

cógeme, réscatame que no voy a morderte,

sólo soy una pequeña fiera que se deja amansar por ti.




Me quito el disfraz.

Mi piel se viste con tu cuerpo.

Huelo tu piel, tu pelo, y me undo en tu ropa para revolcarme deseosa...

porque te deseo.




Soy, esa pequeña flor del desierto,

que nació para ti...


2 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Que hermoso me has ehcho sentir con suspiros tus versos..
Excelente..

saludos
un abrazo

besos

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Mis pupilas se dilantan en la oscuridad sólo para verte"


Vas a parecer un gatitoooo esperando al amo! con los ojos dilatados!
jajaja

Saludos y un beso!


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE