Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

martes, 9 de junio de 2009

Equilibrio insípido


No estoy triste ni contenta,

ni en el cielo ni en el infierno...

simplemente estoy

en un limbo cambiante.

Un equilibrio insímpido con buena ornamenta.


Y ahora,

podría cantarle a la luna,

a la noche,

a un cielo brillante...

podría cantar mi alma pues mi voz no sirve para eso,

podrían cantar mis ojos en silencio,

podrían cantar mis pies camino al conocimiento...

pero soy como un globo que estuvo inflado,

y olvidaron hacer un nudo,

el aire se ha escapdo pues mi globo no lo retuvo...


No estoy triste ni contenta,

ni en el cielo ni en el infierno...

simplemente estoy

en un limbo cambiante.

Un equilibrio insípido con buena ornamenta.

1 comentario:

La sonrisa de Hiperión dijo...

"pero soy como un globo que estuvo inflado,"


Los globos rotos, siempre han sido mi debilidad. saludos!


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE