Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

domingo, 7 de junio de 2009

SIN PALABRAS

Como me gustaría resumir lo que ha sido de mi
y no encuentro las palabras para hacerlo,
sería como intentar amarte sin hacerte el amor
y hablarte sin articular palabra.

He pensado en aquella montaña que nos decían "dura"
y que he descubierto que también recompensa,
que te enseña camino y fuerza
y hace tener el mundo a tus pies.

Tengo ganas de llorar
y soy incapaz de controlar tanto sentimiento,
estoy emocionada sin motivo aparente
¿pero parece poco motivo estar viva y sentir?

Mi pecho no está capacitado o al menos así lo siento
e intenta expandirse como un higado enfermo,
quiero que mi corazón bombee sangre a mil por mil
y le pido que la absorva como una esponja
y que se hinche...
Hínchate corazoncito mío,
conviértete en una gran casa de albergue
para tanto sentir que incluso me acongoja.

Me pierdo en el camino de las palabras.
Inspiro y espiro, para adentro y para afuera...
relájate me digo...
relájate, concéntrate y siente...
¿más? ¿se puede sentir más?

Sí, soy muy...
muy radical (en ocasiones...) hasta que mi razón me hace una llamada de teléfono...
muy sentimental (habitualmente...) hasta que mi corazón firma un contrato de huelga temporal...
muy visceral (sólo a veces...) hasta que mis visceras se retuercen y me dicen que hay dolor...

Mi sangre parece una fuente de agua caliente
que quema...
quema...
arde...

Como una niña,
incapaz
de habilitar en mi un momento de sosiego
de ordenar todo este desorden
¿es desorden muchos sentimientos a flor de piel...?

En todo caso,
voy a llorar un rato,
dicen que cada lágrima contiene
una parte de tensión y otra de estrés
(deberíamos aprender más de los bebés... a llorar, entre otras cosas)

Voy a sentirme bebé por un momento...
y si me gusta,
me quedaré así para toda la vida:
NO ME BUSQUEIS.

MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE