Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

lunes, 22 de junio de 2009

No sé cómo...


Cuando despierto en la mañana
no sé con qué pie he de pisar primero el suelo,
cuando pienso en el día
no sé incluso si debería dejar de hacerlo,
cuando descubro mis formas
no sé si me llevarán a algún lugar,
cuando reparo en mis sueños
no sé si debería cambiarles el pasaporte.
Cuando el hombre es hombre
no sé si debería dejar de serlo,
cuando hablamos de la lucha
no sé si deberíamos olvidar las guerras,
cuando lideramos banderas
no sé si deberíamos quedarnos con la blanca,
cuando expresamos con palabras
no sé si deberíamos pensarlo dos-cientas "de" veces,
cuando nos proclamamos humanos
no sé si queremos decir también personas...
No sé nada y nada sé,
aún sabiendo lo que me gustaría.
No sé como curar heridas del alma.
No sé como curar hijos "des-hijados" por armas.
No sé devolver la vida a hijos robados con sangre.
No sé donde está el dinero para sentar el hambre en mi mesa para comer.
No sé pintar colores encima del negro.
No sé derribar ideas anquilosadas, duras y de acero.
No sé gritar tan fuerte para ser oida.
No sé...
No sé nada y nada sé,
aún sabiendo lo que quiero.
Aquí reina la confusión,
y desde que existimos vivimos en la era del caos.

2 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Muy buena entrada.. Excelente

Saludos fraternos
un abrazo

medianoche dijo...

Las mañanas siempre son hermosas, y hay que despertar con esperanza es la única forma de sentir que aún se puede, muy buen texto, hermoso blog.

Besos


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE