Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

lunes, 20 de septiembre de 2010

Hablar



Querría hablar en silencio...
Hoy, tengo demasiadas cosas en la cabeza,
y muy poca saliba que gastar...
Querría hablar en silencio,
porque el silencio me ha robado la palabra,
y no me deja alternativas... por eso,
querría hablar... querría hablar en silencio...

***

La decepción de pintar el mundo de colores
con acualeras que sangran por la lluvia...

La inestabilidad de pensar
que todo pende de hilo en manos ajenas...

Puedo sentarme con "razones" presupuestas,
adoptar la coherencia de catálogo para ponerla en mi mesa,
y escribir en base a la instrucción establecida para ser un ser social.

Pero esto,
no es una declaración de intenciones,
solo la reafirmación de lo que soy.

Que no quiero ser de un grupo
si existe la renuncia del individuo.
Que primero, soy persona,
y sigo gritando como haría un pobre diablo,
para no hundirse en la fosa común del olvido...

MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE