Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

domingo, 3 de mayo de 2009

amándonos

Anoche no hubo secretos,
anoche no separé el alma de la carne
anoche tú NO eras TÚ NI YO era yo
anoche ÉRAMOS UNA bola de fuego
amándose cada parte con detalle

Frágilmente mis piernas parecían de cristal
entre tus manos,entre tus besos, entre tus labios,
y mi piel y respiración acompasadas tiritaban,
temblaban con cada lamento de placer,
con cada caricia,
con el calor, con tu calor.

Mi corazón se arrodillaba ante ti,
y tú, sin dejar caer mis rodillas,
me cogiste en volandas para besarme,
como una princesa de primavera,
y manejaste mi cuerpo de barro
fundido en tu piel,
y fui lluvia en el mar
y fui viento en el aire
y fui nube para el cielo
y fui hierba para el campo
y fui color
y fui calor
y fui
y
...
y fui tuya
y fui tuya para amarte
y fui tuya
y fui tuya como nunca
y fui tuya como siempre
y fui tuya para siempre
solo tuya, solo para ti...
te entregué y te entrego este cuerpo que te pertenece.

¡Mis deseos se rinden a merced de tu amor!

MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE