Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

miércoles, 6 de mayo de 2009

Figura de letras en silencio: mi reloj de arena

Quisiera romper el silencio en trozos de papel
y dejarlos volar al aire:
rebuscando en una caja vieja
volví a oir la misma canción,
una canción de nostalgia y melancolía.
He rescatado mi nuevo atuendo
y me visto serena y cauta
esperando el momento
de romper
ese
silencio.
Silencio negro
y amargo.
Ese.
Y recurro
a tirar los trastos
aquellos que habitan y
solo nos sirven como hogar polvo
de un dañino y pesado polvo.
No quiero trabajar más
de la cuenta...
pero,
¡De vez en cuando hay que hacer limpieza interior!


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE