Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

viernes, 22 de marzo de 2013

Ei pequeña, que el mundo hace cuentas
y tú cuentas todos los mundos que te caben en los ojos.

Ei pequeña, no llores, que en ese tiempo te resbala el arco
que podría hacer sonar las cuerdas de todas tus vértebras.

Ei pequeña, lo dirán, dirán que el amor es uno por uno;
pero lo mejor de ser nómada es robar las temporadas a pares,
las más intensas, aunque duren lo mismo que media estación.

MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE