Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

viernes, 4 de mayo de 2012

Delirios de una "no" vida

Miro el pecho decadente,
enfermo,
austero de maternidades
y aislado de sexo y deseo.

Miro los huesos exaltados
de una rendición,
adelantando
un destino unánime.

Precoz acontecimiento
al que festejo con lágrimas
recluidas entre los dientes.

Tirita el esmalte y el calcio
que anquilosa
el castigo en mi piel.

No te acerques demasiado
ni huelas mis desvelos.

No te enfades
si no miro a los ojos.

Tengo miedo
de que descubras
que un grano de arroz
tiene más validez
que una voluntad
que no me acompaña.


(Delirios de una "no" vida - Mayte Albores)



3 comentarios:

vicente murcia cosin dijo...

Preciosas tus palabras como siempre Mayte :)
Un abrazo

Ana dijo...

"No te acerques demasiado
ni huelas mis desvelos.

No te enfades
si no miro a los ojos."

Como siempre fantástico Mayte, no sabes cuanto me llegan tus poemas siempre, un abrazo fuerte

Jorge C. Merino dijo...

Uffff, y con la canción de fondo doble uffff...

Un abrazo, Mayte.


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE