Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

jueves, 19 de abril de 2012

...

Husmeo esperanzas inventadas

arqueando el horizonte imaginario.

Soplo con fuerza, con toda la fuerza,

el poder de la indiferencia

con el único resultado de ahogarme

en el humo de un rescoldo inmortal.

Residir en un lugar cercano al silencio

y a un amor que hable por mi

es la utopía que me declara irracional.

Esto es lo más cercano

a sentirse morir sola antes

de que llegue el momento.

 (Rostro de mujer — Leonardo Da Vinci)

2 comentarios:

Teyalmendras dijo...

Cuando las palabras arrancan un escalofrio... es por que llevan la fuerza de una generosa poesia.

Visitarte es un placer.

Besos almendrados ;)

Sensaciones Sensation dijo...

Estremecedores versos
en un puñado de sentimientos
que en un instante se queda
el aire sordo...

me fascinó, como siempre!!

Un beso enorme!!


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE