Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

miércoles, 7 de marzo de 2012

"..."

¿Porqué habéis tardado tanto
en encontrarme en la bahía?
Que la columna se ha ido ajando
en esta espera, como un acantilado,
y escarpados mis huesos arañan
al tacto de los dedos más fuertes.

La vida colgada entre esa naturaleza
con los cambios de colores y el miedo,
y un abandono que no avisa, y la calma,
han dado forma a este cuerpo de mujer.
Y una forma que deforma
es un éxodo, cada día, de mi misma.

¿Porqué habéis tardado tanto
en encontrarme en la bahía?
Motivo será que, como sirena,
nunca supe cantar,
y que, como sirena, me ahogué.


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE