Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

miércoles, 5 de octubre de 2011

SOMOS

Me he vestido, en silencio,
de una pesada gasa
que tiende a volar hacia ti.

Igual al torero en la capilla,
rezo por una agonía que pasará
de cerca, con tu dolor,
como la banderilla que se cuela
entre las costillas de "una espera"
que no deja de sorprender.

Quisiera alargar mi mano,
y dilatar tu corazón encogido,
cantarte una nana entre dientes,
susurrarte con los ojos:
ESTOY CONTIGO.

Quisiera convertir mis brazos
en el seno de un dulce vientre,
y darte a probar, de nuevo,
la placenta que te engendró.

Quisiera borrar los mapas,
y establecer una sola ruta:
la del abrazo.

Pero desde aquí,
y maldiciendo el horizonte fecundo
de tantos versos hermosos,
junto las mismas estrellas
que nos brillaron y encendieron
conversaciones clandestinas,
bautizándonos como hermanas.

Esta noche,
podré escribir sobre la luna,
que tu lamento hormiguea
alrededor de mi piel,
y que mi piel,
sólo dice tu nombre,
tu nombre...
LUCÍA.

3 comentarios:

La profecía del silencio dijo...

Qué bonito ser capaz de escribir sobre la luna y decirle a alguien con mayúsculas ESTOY CONTIGO.
Mi enhorabuena a Lucia.

Ana dijo...

precioso, emocionante, un beso a las dos

KENIT dijo...

Hermoso poema.
Un abrazo.


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE