Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

viernes, 16 de abril de 2010

Profundamente

Sentir las nubes entre caricias,
con manos de algodón que curan mi soledad.

Y esa parte que me falta,
busca el caer de tus párpados,
entre la timidez de mis gemidos...
Notar la punta de tus dedos
como una gota resbalando,
cayendo,
siguiendo mi camino...

Y la puerta de entrada
entre el roce de mis muslos,
se impacienta...
me contraigo...
y hoy,
hasta el aire está excitado,
y no me basta respirar profundamente...

Recorres mi columna de un soplo,
me besas los ojos,
me bailas los labios,
y recoges mi cabello...
perdiendo tus manos por mi cuerpo...
este cuerpo que siente la vida renaciendo,
al contacto de tu piel ...

Y me tumbo sobre tu lecho,
enredándome en tus dedos,
que avanzan sin censura...

Deteniéndonos por momentos,
para ir atrapando el aire
que nos hace flotar por un beso...

Amarrarnos cuerpo a cuerpo,
y seguir brindando con la piel,
para emborracharnos perdidamente
el uno del otro...

4 comentarios:

Ana dijo...

Precioso, lleno de maravillosas imágenes hasta ese emborracharse en plural.

Me encanta, un besito

Eusebio Priego dijo...

De ojos abiertos a tus letras,
esta el mundo.
Desde que el deseo planea letra afuera de tus bordes, esos que construyes tan genuinanmente, y que apuntan todos los rincones de poesía.

Fran dijo...

Tu poesía, Mayte, es como un Haiku sin límites, sin fronteras, la magia del haiku es evocar imágenes.. tú no sólo las evocas sino que les das sabor, aroma, textura... esa es tu gran virtud... tu sello de identidad... un lujo compartir aventuras literarias contigo!

ANA MARÍA ARROYO dijo...

Es una caricia escrita a los sentidos, despiertas la parte inconsciente de cada lector... aquella que sólo busca placer hermosamente compartido.
ME ENCANTA.


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE